Brujas euskadi

sorginak

Los juicios por brujería en España fueron escasos en comparación con la mayor parte de Europa. La Inquisición española prefería centrarse en el delito de herejía y, en consecuencia, no consideraba prioritaria la persecución de la brujería y, de hecho, la desaconsejaba en lugar de que la llevaran a cabo los tribunales seculares. Esto fue similar a los juicios por brujería en Portugal y, con algunas excepciones, tuvo éxito en su mayoría. Sin embargo, aunque la Inquisición desalentó los juicios de brujas en España propiamente dicha, sí alentó los juicios de brujas particularmente severos en los Países Bajos españoles.

La Reconquista española fue seguida por la Inquisición española, que se centró en lograr la conformidad religiosa mediante la persecución de los judíos y los moros musulmanes, lo que era considerado una prioridad absoluta por la iglesia. Por lo tanto, la persecución de la brujería no se consideraba con mucho interés en España. De hecho, el Malleus Maleficarum (1486) se publicó en plena reconquista.

A principios del siglo XVI, sin embargo, la ideología de la brujería era aceptada en España. El Reino Vasco de Navarra había sido conquistado y pasó a formar parte de España en 1512 con la excusa de que en Navarra proliferaban las creencias heréticas y el inconformismo religioso, lo que creó una situación tensa en la zona. Esta situación acabó desembocando en uno de los primeros juicios masivos de brujas en Europa: los juicios de brujas de Navarra (1525-26). Por encargo de las autoridades navarras, se formó un comité de brujería y un comisario recorrió los Pirineos para identificar a las brujas. Consiguió que se ejecutara a un número desconocido de personas y que se confiscaran sus bienes[1].

nombres de brujas españolas

Jan Machielsen es profesor titular de Historia Moderna en la Universidad de Cardiff e investigador Humboldt en la Universidad Técnica de Dresde. Actualmente está terminando un libro sobre la caza de brujas en el País Vasco francés.

El libro de Pierre de Rosteguy de Lancre de 1612, Tableau de l’inconstance des mauvais anges et démons (Cuadro de la inconstancia de los ángeles malvados y los demonios), es el relato más sensacionalista de un sabbat, la reunión nocturna de brujas, jamás escrito. Relatando una caza de brujas que el juez llevó a cabo en el País Vasco francés en 1609, el libro está repleto de acusaciones de canibalismo, vampirismo y una gran cantidad de sexo demoníaco.

Los historiadores no han sabido qué hacer con de Lancre, que pudo haber ejecutado hasta 80 mujeres y hombres como brujas. O bien han intentado desesperadamente hacer de él la «imagen misma del hombre de la Reforma Católica». O bien descienden a denuncias inútiles de su «actitud rayana en la imbecilidad».

La película española Akelarre (traducida como Aquelarre de Hermanas) consigue lo que los historiadores no consiguen, captar la personalidad de De Lancre, una mezcla de piedad, curiosidad y fijación erótica con el sabbat. Toma el material del libro de de Lancre y plantea la sencilla pregunta: ¿cómo obtuvo de Lancre esta riqueza de material sobre el sabbat de las brujas? («akelarre» en euskera).

las brujas de zugarramurdi

Se vio influenciada por los antecedentes de persecuciones similares llevadas a cabo en el vecino Labourd, en el País Vasco francés, por Pierre de Lancre. Aunque el número de ejecutados fue pequeño en comparación con los estándares europeos, es casi seguro que fue el mayor evento de este tipo en la historia en términos de personas investigadas. Al final, la Inquisición examinó unos 7.000 casos.

A partir de entonces se suspendieron los procedimientos hasta que los inquisidores tuvieron la oportunidad de reunir más pruebas sobre lo que creían que era un culto a la brujería muy extendido en la región vasca. Alonso Salazar Frías, inquisidor menor y abogado de formación, fue delegado para examinar el asunto en profundidad. Armado con un Edicto de Gracia, en el que se prometía el perdón a todos los que se denunciaran voluntariamente y denunciaran a sus cómplices, recorrió el campo durante el año 1611, principalmente en las cercanías de Zugarramurdi, cerca de lo que hoy es la frontera franco-española, donde se decía que una cueva y un arroyo (Olabidea o Infernuko erreka, «arroyo del infierno») eran el lugar de reunión de las brujas.

las muertes en los juicios de brujas vascas

Notes de l’auteurEn este trabajo, estoy estudiando las confesiones de supuestas brujas vascas del siglo XVII y estoy prestando especial atención a la subjetividad de estas mujeres tal y como se puede leer a través de sus declaraciones. En otras palabras, intento esbozar la imagen de lo que el poder de la época consideraba que eran las «mujeres malvadas» y, a continuación, explorar el modo en que las «brujas» aplicaban esta imagen a su propia experiencia y la traducían en su discurso.

1 En abril de 1609, María Iriarte se confesó ante los inquisidores españoles. «Cuando le preguntaron cuántos niños había matado, primero negó haber matado alguno. Pero al cabo de un rato se puso a llorar y admitió que había matado a cinco. Los inquisidores la animaron a dar más detalles, se puso a llorar de nuevo (…) y confesó nada menos que nueve asesinatos de niños. Más tarde declaró, sin que le preguntaran, que su madre y su hermana no habían participado en esos asesinatos. Cuando los inquisidores le preguntaron, corrigió su explicación y dijo que no recordaba que hubieran participado; pero que si ellas mismas lo habían admitido estaba dispuesta a confirmarlo «1.