Croquetas del puchero arguiñano

Eva arguiñanoscocinero español

La cocina española está formada por las tradiciones y prácticas culinarias de España. El aceite de oliva (del que España es el mayor productor mundial) es muy utilizado en la cocina española[1] y constituye la base de muchas salsas vegetales (conocidas en español como sofritos)[2] Las hierbas más utilizadas son el perejil, el orégano, el romero y el tomillo[3]. [3] El uso del ajo se ha señalado como «común a toda la cocina española»[4] Las carnes más utilizadas en la cocina española son el pollo, el cerdo, el cordero y la ternera[5] También se consumen habitualmente pescados y mariscos[5].

Autores como Estrabón escribieron sobre los pueblos aborígenes de España que utilizaban nueces y bellotas como alimento básico[7] La extensión de las vides a lo largo del Mediterráneo parece deberse a la colonización de los griegos y los fenicios, que introdujeron el cultivo del aceite de oliva. España es el mayor productor de aceite de oliva del mundo. El cultivo de la llamada tríada mediterránea (trigo, vid y olivo) sustentó los productos alimenticios básicos para los habitantes del sur de la Península Ibérica durante la época romana (pan, vino y aceite)[8].

¿cómo se dice supermercado?

En el Restaurante La Orza de Ángel, en Chiva, siempre hemos apostado por una cocina casera de calidad, en la que todos los platos son elaborados íntegramente por nuestro personal de cocina. Somos amantes de la comida: nos gustan las cosas recién hechas y con «buen gusto». Así de sencillo. Sin más artificios ni añadidos.

Por eso, en la cocina del restaurante de nuestro hotel tenemos tres cosas que nunca fallan: pasión por lo que hacemos, las mejores materias primas y cocineros profesionales que saben transformarlas en platos apetecibles.

Uno de nuestros grandes secretos es el horno de leña – «el corazón de La Orza»- que da un sabor único al pescado, la carne, el marisco y el pan. Pero esta no es la única razón que ha convertido a La Orza de Ángel en un referente en Valencia en lo que a cocina casera se refiere.

Durante los meses de verano se abre una tranquila y amplia terraza donde, además de la carta, existe la posibilidad de disfrutar de una oferta culinaria más desenfadada con originales y apetitosas tapas para compartir.

«Si estás cerca, no dudes en hacer un alto en el camino. Y si puedes pasar la noche, mejor, porque también es un hotel y te enamorarás del licor digestivo de naranja casero».

Wikipedia

La cocina vasca se refiere a la cocina del País Vasco e incluye carnes y pescados asados a las brasas, guisos de marmitako y cordero, bacalao, platos de alubias de Tolosa, paprikas de Lekeitio, pintxos (tapas vascas), queso de oveja Idiazabal, txakoli (vino blanco espumoso) y sidra vasca.

Los vascos también se han apresurado a absorber nuevos ingredientes y técnicas de los nuevos colonos y de sus propios vínculos comerciales y de exploración. Los judíos expulsados de España y Portugal crearon en Bayona una industria chocolatera y pastelera que aún hoy es conocida, y que forma parte de una tradición más amplia de confitería y pastelería en todo el País Vasco. Los vascos adoptaron la patata y el pimiento, utilizados en jamones, embutidos y recetas, con festivales del pimiento en toda la zona, especialmente en Ezpeleta y Puente la Reina.

Las sidrerías (sagardotegiak) son una característica de las colinas que rodean Donostia, especialmente cerca de Astigarraga. Suelen ser grandes restaurantes rurales con enormes barriles de sidra. La sidra se escancia desde una altura directamente en el vaso para los visitantes, con un menú rústico que invariablemente consiste en tortilla de bacalao, chuletón a la plancha y queso de oveja con nueces y membrillo. Las sidrerías sólo abren unos pocos meses al año.

Eva arguiñano

Lo que les apetece -sí, a todos- es ir al mercado por la mañana, comprobar todo lo que han traído los agricultores y comprar lo más fresco y bonito que haya. Luego ir a su pequeño local -15, 20 plazas arriba- llenarlo de amigos y cocinar. Sin menús. Sin análisis del coste del plato. Sin comensales exigentes. No hay venta de productos.

Vamos con todo. ¿Flores frescas en la mesa y en los baños? Eso es imprescindible. ¿Brioche casero? Por supuesto. ¿Amuse-bouche como en los grandes restaurantes? Cuenta con ello. Por el amor de Dios, nuestras servilletas están hechas a mano por… ¡nosotros mismos!

Esta es una versión hiper-simplificada del plato «Volcán de aromas» creado por Juan Mari Arzak. Si hay un Papa de la Nueva Cocina Vasca, ese es sin duda Juan Mari. Es uno de los padres fundadores de la Nueva Cocina Vasca y encarna muchos de los buenos atributos que admiramos en nuestra sociedad vasca: honestidad, pasión por la vida y amor por el trabajo bien hecho.

Con un tema tan bueno seleccionado, empezamos a cocinar y a diseñar el menú. Pronto empezamos a encontrar las combinaciones adecuadas: crema de boniato, puré de Martini y remolacha… colores perfectos, sabores terrosos.