Bilinguismo significado

Fundamentos de la educación bilingüe

Bilingüe es un adjetivo que describe a una persona o comunidad que habla dos idiomas. Una mujer bilingüe puede hablar español e inglés, y una parte de la ciudad donde la gente habla mandarín y polaco es un barrio bilingüe.

El prefijo bi- significa “tener dos”, y la palabra latina lingua significa “lengua, idioma”, así que bilingüe significa literalmente “tener dos lenguas”. Tener dos lenguas físicas sería un bocado, pero por suerte bilingüe es para las lenguas lingüísticas: la capacidad de hablar dos idiomas con fluidez. Bilingüe también es un sustantivo, y una persona puede llamarse bilingüe, como en el país africano Chad, donde las lenguas oficiales son el francés y el árabe, y donde muchos de los ciudadanos son bilingües.

Bilingüismo y multilingüismo

El adjetivo “bilingüe” se utiliza comúnmente para describir a alguien que puede hablar o entender dos idiomas, especialmente con cierto nivel de fluidez. También puede utilizarse para describir cosas que implican o que se escriben o hablan en dos idiomas, como en Estas instrucciones son bilingües: están escritas en inglés y en español.

Los términos similares trilingüismo y multilingüismo se utilizan de la misma manera, indicando el trilingüismo el uso de tres idiomas y el multilingüismo el uso de más de dos y especialmente de varios idiomas. El monolingüismo se refiere al uso de una sola lengua.

¿De dónde viene el bilingüismo? Los primeros registros de la palabra bilingüismo provienen de la década de 1870. Se compone de bi-, que significa “dos”, lingual, que significa “perteneciente a las lenguas”, y -ism, que indica la práctica de algo. Lingual comparte raíz con otras palabras relacionadas con las lenguas, como lingüística y lingüófilo.

Leer más  Port bo la bella lola

El bilingüismo suele referirse al uso habitual de dos lenguas, por ejemplo, por parte de los habitantes de un lugar concreto, como una región o un país. Los países suelen calificarse de bilingües cuando tienen dos lenguas oficiales o muy utilizadas. Canadá es un país bilingüe porque el inglés y el francés están muy extendidos en algunos lugares, aunque, por supuesto, se hablan muchas otras lenguas, incluidas muchas lenguas indígenas.

Giuseppe caspar mezzofanti

En realidad no es tan sencillo, porque la palabra “fluido” también puede significar cosas diferentes para distintas personas. Y varía según con quién se hable o qué investigación se lea, en cuanto a la fluidez que debe tener alguien para ser llamado bilingüe.

Pueden haber tenido padres que hablaban dos idiomas diferentes con ellos (OPOL), o pueden haber vivido en una comunidad en la que el idioma que se hablaba fuera, era diferente al que se hablaba en casa. (MLAH).

“Hablar dos lenguas con fluidez” es una definición. Pero si hablamos de monolingües que sólo hablan una lengua, y consideramos a todos “fluidos” en esa lengua, hay muchas diferencias en los niveles de “fluidez”.

“Los bilingües conocen sus lenguas al nivel que las necesitan. Algunos bilingües dominan una de las lenguas, otros no saben leer ni escribir una de sus lenguas, otros sólo tienen un conocimiento pasivo de una lengua y, por último, una pequeña minoría, tiene una fluidez igual y perfecta en sus lenguas. Lo que es importante tener en cuenta es que los bilingües son muy diversos, al igual que los monolingües”

Definición de bilingüismo por diferentes estudiosos

Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre lo que significa realmente ser bilingüe. Para algunos, ser bilingüe significa ser capaz de comunicarse sin esfuerzo en dos idiomas, aunque uno se haya aprendido más tarde en la vida y la comunicación se desvíe ocasionalmente. Otros toman como referencia una gramática sin errores y una pronunciación perfecta. Y no sólo nosotros, los mortales, estamos divididos: los estudiosos están igualmente divididos porque los criterios y las mediciones son simplemente demasiado vagos y variados como para establecer una única definición.

Leer más  Mueble isla ikea

De todo ello podemos sacar al menos una conclusión: El bilingüismo es una etiqueta relativa, una cuestión de grado más que de dicotomía. También es un fenómeno fundamentalmente subjetivo, que se siente ante todo.

Las lenguas no son objetos inanimados, que se adquieren una vez y se guardan en el polvoriento almacén de la mente. Son cosas vivas que capturan nuestra imaginación y definen nuestra realidad: Lengua, emoción e identidad están estrechamente unidas. Puede ocurrir que alguien hable perfectamente un idioma desde la infancia y, sin embargo, no se considere bilingüe porque no vive en ese país y no se siente en contacto con la cultura, el humor y los significantes sociales. Otros se ven a sí mismos como bilingües desde el momento en que se sienten capaces de expresarse sin restricciones ni vacilaciones.