Decadencia cuba

Noticias de cuba

En la Cuba de antes de la revolución, había algunos bares LGBT-friendly en las ciudades cubanas, como el St. Michel, el Intermezzo Bar, el Dirty Dick y El Gato Tuerto en La Habana[8]. Pero en Cuba había leyes estrictas que criminalizaban la homosexualidad y eran objeto de acoso por parte de los hombres gay[9]. Socialmente, los hombres gay eran considerados parias[9].

[Las identidades concretas de lesbiana o de hombre gay en el sentido moderno -identidades basadas en la autodefinición y que implican aspectos emocionales y físicos de las relaciones entre personas del mismo sexo- eran escasas. La lealtad erótica (y, en el caso de las mujeres, el servilismo) hacia el sexo opuesto se asumía como algo normal incluso para los homosexuales. Por lo tanto, para muchos cubanos de esta época, la homosexualidad era un mero añadido a los roles maritales habituales. Para otros, sólo era una rentable mercantilización de la fantasía sexual. Para la gran mayoría, la homosexualidad convertía la vida en una experiencia vergonzosa y llena de culpa[8].

La homosexualidad era un componente de la próspera industria de la prostitución en Cuba,[10] con muchos hombres homosexuales que se dedicaban a la prostitución en gran parte para visitantes y militares de Estados Unidos[8][11] La homosexualidad también estaba vinculada al juego y al crimen[11].

Cuba antes y después de la revolución

Para la opinión popular estadounidense, la Cuba prerrevolucionaria era la isla del pecado, una sociedad consumida por las enfermedades del juego, la mafia y la prostitución. Destacados intelectuales estadounidenses se hicieron eco de esa opinión. Incluso en 1969, cuando la realidad cubana había cambiado drásticamente, Susan Sontag, en un artículo en Ramparts, describió a Cuba como “un país conocido principalmente por la danza, la música, las prostitutas, los cigarros, los abortos, la vida en los resorts y las películas pornográficas”.

Leer más  Exorcismos aprobados por el vaticano

En un artículo de 2004 para Nation, Arthur Miller, basándose en lo que había aprendido de personas que habían trabajado en la industria cinematográfica de la isla, describió la sociedad de Batista “como irremediablemente corrupta, un patio de recreo de la Mafia, un burdel para estadounidenses y otros extranjeros”.

Aunque la mayoría de los cubanos habrían admitido fácilmente que Sontag y Miller habían tocado algunas de las heridas reales de Cuba, difícilmente las habrían considerado como las más representativas, o como los problemas más acuciantes que afectaban a la isla. Las percepciones dominantes en los medios de comunicación estadounidenses revelaban mucho más sobre la cosmovisión colonial norteamericana que sobre la propia Cuba, un rasgo de la cultura dominante en Estados Unidos que sigue prevaleciendo en la actualidad.

Presidente de cuba

Cuba: Decadencia y rehabilitaci6n es una obra sabia, escrita desde una perspectiva optimista, llena de cubanía y realismo. La esencia del pensamiento económico y sociológico de Jorge Sanguinetty sobre Cuba queda magistralmente plasmada en esta excelente selección de reflexiones a lo largo de un extenso período. Esta obra demuestra la profundidad de su capacidad de análisis, así como su atractivo para un amplio público, tanto cubano como de otros países. Parte del éxito del autor radica en que, a diferencia de otros autores que evalúan regularmente las últimas piruetas de la política económica cubana, Sanguinetty se detiene principalmente en las miserias de la economía política y de las instituciones que operan esos cambios en la isla.

NOTA: Las últimas versiones de Adobe Reader no admiten la visualización de archivos PDF dentro de Firefox en Mac OS y, si se utiliza un Mac moderno (Intel), no existe ningún plugin oficial para visualizar archivos PDF dentro de la ventana del navegador.

Leer más  Chinos matando perros

Cuba antes de la revolución

En 1492, Colón confundió Cuba con Cipango (Japón). A lo largo de la época colonial, Cuba se convirtió en uno de los principales lugares de desembarco de los africanos en el Nuevo Mundo. Desde el primer encuentro formativo de indígenas americanos, europeos, encuentros imaginados y reales con Asia, y su lugar central en la comunidad de la diáspora africana, la historia de Cuba ha moldeado profundamente nuestro mundo actual.

La UVa se enorgullece de ofrecer una serie de programas de estudio en el extranjero en Cuba, incluyendo opciones de un semestre en la Universidad de la Habana, ofrecidas a través de la Universidad de Arcadia, y un programa de verano centrado en la religión afrocubana en Santiago de Cuba. Este nuevo programa es impartido conjuntamente por las profesoras Jalane Schmidt (Estudios Religiosos) y Anne-Garland Mahler (SIP).

Me interesaban los vínculos entre el desarrollo económico y la economía política, o las formas de gobierno. Quería tener una amplia experiencia viviendo en un país comunista para sacar mis propias conclusiones sobre el estado de los derechos humanos en una economía política marxista-leninista. También me ayudó el hecho de que soy estudiante de español y que Cuba es un país hispanohablante.