Consecuencias de la radioactividad

exposición a la radiación

La palabra “seguro” significa cosas diferentes para cada persona. Para muchos, la idea de seguridad es la ausencia de riesgo o daño. Sin embargo, la realidad es que hay un nivel de riesgo en casi todo lo que hacemos.

Se toman decisiones conscientes similares cuando se utiliza la radiación. La exposición a la radiación conlleva un riesgo para la salud. Saber cuáles son los riesgos ayuda a la CNSC y a otros organismos reguladores a establecer límites de dosis y reglamentos que limitan la exposición a un riesgo aceptable o tolerable (algunos pueden incluso decir que un límite seguro).

Una ventaja importante de las radiaciones es que se conocen mejor los riesgos para la salud asociados a ellas que a cualquier otro agente químico o tóxico. Desde principios del siglo XX, los efectos de las radiaciones se han estudiado en profundidad tanto en el laboratorio como en poblaciones humanas. Desde la creación del Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR) en 1955, el mandato del Comité ha sido realizar amplias evaluaciones de las fuentes de radiación ionizante y de sus efectos en la salud humana y el medio ambiente. Estas evaluaciones proporcionan la base científica utilizada en la formulación de normas internacionales para la protección del público en general y de los trabajadores contra las radiaciones ionizantes. El informe del UNSCEAR de 2010 (PDF, fuente: sitio web del UNSCEAR), el Libro Blanco de 2012 (PDF, fuente: sitio web del UNSCEAR) y el informe de 2017 (PDF, fuente: sitio web del UNSCEAR) consolidan y resumen, en términos sencillos, el conocimiento detallado del Comité sobre los efectos de la radiación de baja dosis en la salud.

efectos biológicos de la radiación en el cuerpo humano

Es bien sabido que las dosis altas de radiación ionizante pueden causar daños, pero sigue habiendo incertidumbre científica sobre los efectos a dosis bajas. A los niveles de dosis que se encuentran habitualmente los miembros del público y la mayoría de los trabajadores actuales de la radiación, hay poca o ninguna evidencia epidemiológica de los efectos sobre la salud. Las normas de protección contra las radiaciones reconocen que no es posible eliminar toda la exposición a las radiaciones, pero establecen un sistema de control para evitar la exposición innecesaria y mantener las dosis en el rango de dosis bajas.

Las dosis extremas de radiación en todo el cuerpo (alrededor de 10 sievert y más), recibidas en un período corto, causan tanto daño a los órganos y tejidos internos del cuerpo que los sistemas vitales dejan de funcionar y la muerte puede producirse en días o semanas. Las dosis muy altas (entre 1 sievert y 10 sievert aproximadamente), recibidas en un periodo corto, matan un gran número de células, lo que puede perjudicar el funcionamiento de los órganos y sistemas vitales. Los efectos agudos sobre la salud, como las náuseas, los vómitos, las quemaduras en la piel y los tejidos profundos, y el deterioro de la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones, pueden producirse en horas, días o semanas. El alcance de los daños aumenta con la dosis. Estos efectos se denominan efectos “deterministas” y no se observarán a dosis inferiores a ciertos umbrales. Si se limitan las dosis a niveles inferiores a los umbrales, los efectos deterministas pueden evitarse por completo.

síndrome de radiación aguda

La radiación de fondo está a nuestro alrededor todo el tiempo. La mayor parte se forma de forma natural a partir de minerales. Estos minerales radiactivos se encuentran en la tierra, el suelo, el agua e incluso en nuestro cuerpo. La radiación de fondo también puede provenir del espacio exterior y del sol. Otras fuentes son de origen humano, como los rayos X, la radioterapia para tratar el cáncer y las líneas eléctricas.

La radiación ha estado a nuestro alrededor durante toda nuestra evolución. Por ello, nuestros cuerpos están diseñados para hacer frente a los bajos niveles a los que nos exponemos cada día. Pero un exceso de radiación puede dañar los tejidos al modificar la estructura celular y dañar el ADN. Esto puede causar graves problemas de salud, incluido el cáncer.

La exposición a una gran cantidad de radiación durante un corto período de tiempo, como en el caso de una emergencia por radiación, puede causar quemaduras en la piel. También puede provocar un síndrome agudo de radiación (ARS, o “enfermedad por radiación”). Los síntomas del ARS incluyen dolor de cabeza y diarrea. Suelen comenzar en cuestión de horas. Estos síntomas desaparecerán y la persona parecerá sana durante un tiempo. Pero luego volverá a enfermar. La rapidez con la que se enferme de nuevo, los síntomas que tenga y el grado de enfermedad que tenga dependerá de la cantidad de radiación que haya recibido. En algunos casos, la RSA causa la muerte en los días o semanas siguientes.

tabla de exposición diaria a la radiación

Esta sección proporciona información sobre los efectos en la salud asociados a la radiación ionizante. Se centra en los efectos sobre la salud asociados a las dosis de radiación que los trabajadores pueden recibir de forma rutinaria. Consulte la página de información general para ver ejemplos de radiaciones ionizantes en entornos profesionales.

Los trabajadores pueden estar expuestos a las radiaciones ionizantes de varias maneras, dependiendo de sus tareas laborales. Los efectos sobre la salud de la dosis de radiación dependen, entre otros factores, del tipo de radiación emitida, de la dosis de radiación recibida por el trabajador y de las partes del cuerpo expuestas. La dosis de radiación depende de la duración de la exposición, de la cantidad de radiación generada por la fuente de radiación, de la distancia a la que se encuentra la fuente de radiación y de la cantidad y el tipo de blindaje existente. En general, la dosis de radiación se recibe cuando un trabajador está:

Cuando las radiaciones ionizantes interactúan con las células, pueden causar daños a las células y al material genético (es decir, al ácido desoxirribonucleico o ADN). Si no se repara adecuadamente, este daño puede provocar la muerte de la célula o cambios potencialmente dañinos en el ADN (es decir, mutaciones).

Leer más  Zapatillas michael jordan hombre