Dilutivo

no dilutivo

Los valores dilutivos son instrumentos financieros como obligaciones, bonos y acciones preferentes, etc., que tienen la opción de convertirse en acciones ordinarias o valores normales en un momento determinado. Si se ejerce la opción, se reducirá el beneficio por acción de los accionistas existentes, por lo que se denomina dilutivo. En palabras sencillas, si el número de acciones en circulación de la empresa aumenta, se reducirá automáticamente el beneficio por acción.

Una empresa emite valores dilutivos por varias razones, una de ellas es que los valores con una opción de conversión en acciones ordinarias en una fecha posterior atraen a los inversores, ya que la opción puede parecerles menos arriesgada. El beneficio por acción de una empresa se calcula mediante una sencilla fórmula: el beneficio total dividido por el número de acciones en circulación. Por lo tanto, ahora se puede entender fácilmente por qué los valores dilutivos reducirán las ganancias por acción si el inversor ejerce la opción de conversión.

La participación o el porcentaje de propiedad del accionista existente se reduce como efecto del aumento del capital social, por lo que los accionistas se resisten a la dilución. Este fenómeno afecta también a los derechos de voto de los actuales accionistas. También tiene otras repercusiones que analizaremos en detalle más adelante.

sinónimo de diluyente

¿Qué es la dilución? La dilución es el efecto de una transacción que reduce los beneficios por acción o la participación de un inversor. Este concepto se produce cuando una empresa emite acciones, deuda convertible, opciones o warrants. En estas situaciones, las acciones se emiten de una vez o pueden emitirse en una fecha posterior a opción del titular del instrumento. Cuando el número de acciones o de acciones potenciales se amplía de esta manera, los efectos son:Cursos relacionadosContabilidad de las ganancias por acción Finanzas corporativas

financiación diluyente

Definición: Un valor dilutivo es cualquier tipo de valor de inversión que tiene el potencial de aumentar el número de acciones ordinarias en circulación. En otras palabras, es cualquier valor que pueda convertirse en acciones ordinarias. La idea es que si un valor aumenta las acciones en circulación, diluirá la participación de los accionistas actuales en la empresa, así como los beneficios de sus propietarios, como futuros dividendos y poder de voto. A menos que los actuales accionistas tengan derecho a mantener su propiedad cuando se conviertan los valores dilutivos, sus acciones perderán algo de valor.

Como la mayoría de las inversiones, los valores dilutivos pueden adoptar diferentes formas. Las acciones ordinarias son, obviamente, el valor dilutivo más común porque cualquier emisión adicional de acciones ordinarias aumentará automáticamente el número de acciones en circulación.

Las acciones preferentes convertibles se emiten a menudo para los inversores que desean obtener las ventajas de poseer una acción preferente con la seguridad de que puede convertirse en una acción ordinaria en cualquier momento. Estas acciones funcionan de muchas maneras diferentes, pero las acciones preferentes convertibles más comunes pueden convertirse por una cantidad determinada de acciones ordinarias a petición del accionista.

significado de dilución

La dilución se produce cuando una empresa emite nuevas acciones que dan lugar a una disminución del porcentaje de propiedad de los accionistas existentes en esa empresa. La dilución de las acciones también puede producirse cuando los titulares de opciones sobre acciones, como los empleados de la empresa, o los titulares de otros valores opcionales ejercen sus opciones. Cuando el número de acciones en circulación aumenta, cada accionista existente posee un porcentaje menor, o diluido, de la empresa, lo que hace que cada acción tenga menos valor.

Una acción representa la participación en el capital de la empresa. Cuando el consejo de administración de una empresa decide sacarla a bolsa, normalmente mediante una oferta pública inicial (OPI), autoriza el número de acciones que se ofrecerán inicialmente. Esta cantidad de acciones en circulación se conoce comúnmente como el «float». Si esa empresa emite más tarde acciones adicionales (a menudo denominadas ofertas secundarias) han aumentado el float y, por tanto, han diluido sus acciones: los accionistas que compraron la OPI original tienen ahora una participación menor en la empresa que la que tenían antes de la emisión de las nuevas acciones.