Tipos de totalitarismo

Qué es un estado totalitario quizlet

El totalitarismo es una forma de gobierno y un sistema político que prohíbe todos los partidos de la oposición, proscribe la oposición individual al Estado y sus pretensiones, y ejerce un grado extremadamente alto de control y regulación sobre la vida pública y privada. Se considera la forma más extrema y completa de autoritarismo. En los estados totalitarios, el poder político suele estar en manos de autócratas, como dictadores y monarcas absolutos, que emplean campañas omnímodas en las que la propaganda se emite a través de medios de comunicación controlados por el Estado para controlar a la ciudadanía. [Sigue siendo una palabra útil, pero la antigua teoría de los años 50 se consideró anticuada en los años 80,[3] y está en desuso entre los estudiosos[4]. El concepto propuesto adquirió una gran influencia en el discurso político anticomunista y macartista occidental durante la época de la Guerra Fría como herramienta para convertir el antifascismo de antes de la Segunda Guerra Mundial en anticomunismo de posguerra[5][6][7][8][9].

Como ideología política en sí misma, el totalitarismo es un fenómeno claramente modernista y tiene raíces históricas muy complejas. El filósofo Karl Popper ha rastreado sus raíces en Platón, en la concepción del Estado de Georg Wilhelm Friedrich Hegel y en la filosofía política de Karl Marx[10], aunque la concepción de Popper sobre el totalitarismo ha sido criticada en el mundo académico y sigue siendo muy controvertida[11]. [Otros filósofos e historiadores, como Theodor W. Adorno y Max Horkheimer, sitúan el origen de las doctrinas totalitarias en el Siglo de las Luces, especialmente en la idea antropocentrista de que “el hombre se ha convertido en el amo del mundo, un amo sin vínculos con la naturaleza, la sociedad y la historia”[13].

Leer más  M duverger

Cuatro formas principales de totalitarismo

La mejor manera de entender el totalitarismo es como cualquier sistema de ideas políticas que es completamente dictatorial y utópico. Es un tipo ideal de noción de gobierno y, como tal, no puede realizarse perfectamente.

Ante la brutal realidad de casos paradigmáticos como la URSS de Stalin y la Alemania nazi, filósofos, teóricos políticos y científicos sociales se han sentido no sólo intelectualmente motivados, sino moralmente obligados a explicar las causas e implicaciones del totalitarismo. Esto ha sido en parte un intento de explicar el fenómeno sociopolítico en sí mismo, así como de desarrollar una herramienta intelectual en el arsenal de la democracia.

Se han empleado diversas perspectivas filosóficas. Tienen el importante denominador común de apelar al valor de la vida humana, al pensamiento crítico y a una sociedad pluralista. Muchas de las figuras clave entre los pensadores antitotalitarios que se analizan aquí fueron refugiados judíos europeos que escaparon de los sistemas totalitarios. A muchos de los que trabajan en esta cuestión les ha motivado el deseo de enfrentarse, filosóficamente, a la que es sin duda la mayor justificación intelectual del asesinato en masa de la historia: el Estado totalitario del siglo XX.

Datos interesantes sobre la vida en las sociedades totalitarias.

Los orígenes del totalitarismo, publicado en 1951, fue la primera obra importante de Hannah Arendt, en la que describe y analiza el nazismo y el estalinismo como los principales movimientos políticos totalitarios de la primera mitad del siglo XX.

Arendt comienza el libro con un análisis del auge del antisemitismo en Europa, centrándose especialmente en el caso Dreyfus[11]. En particular, Arendt rastrea el movimiento social de la judería en Europa desde su emancipación por el edicto francés de 1792, y su especial papel en el apoyo y mantenimiento del Estado-nación, mientras no se asimilaba a la sociedad de clases europea[15]. Como observó Arendt, “el antisemitismo moderno creció en proporción al declive del nacionalismo tradicional, y alcanzó su clímax en el momento exacto en que el sistema europeo de estados-nación y su precario equilibrio de poder se derrumbaron.” [16] La Alemania nazi explotaría más tarde este antisemitismo, y tuvo como objetivo la judería, que fue interpretada, entre otras cosas, como una representación del Estado-nación. Con ello, el nazismo buscaba, entre otras razones, organizar a las masas para provocar la desintegración del sistema de Estados-nación y hacer avanzar el proyecto totalitario que tenía una orientación global[17].

Leer más  Donde y cuando surgio la democracia

Países con totalitarismo tribal

Si necesitas ayuda para entender qué son los gobiernos y cómo funcionan, nosotros te ayudamos. Sigue leyendo para conocer 10 de las formas de gobierno más comunes, junto con ejemplos del mundo real de cada una de ellas.

La democracia es una forma de gobierno que permite al pueblo elegir a sus dirigentes. El objetivo principal es gobernar mediante una representación justa y evitar los abusos de poder. El resultado es un sistema que requiere el discurso, el debate y el compromiso para satisfacer el mayor número posible de intereses públicos, lo que conduce al gobierno de la mayoría. Las democracias abogan por unas elecciones justas y libres, la participación cívica, la protección de los derechos humanos y la ley y el orden.

Islandia tuvo numerosas formas de gobierno tras su asentamiento en el año 874. Una mancomunidad independiente, monarcas y gobiernos coloniales gobernaron la isla durante miles de años. Tras firmar un tratado con Dinamarca en 1918, Islandia se convirtió en un estado totalmente independiente y soberano. El país fundó su república en 1944 y, desde entonces, se ha convertido en una de las democracias mejor valoradas del mundo gracias a sus sistemas de bienestar social, asistencia sanitaria universal y educación terciaria.