Pórtico da gloria

restauración del pórtico de la gloria

El Pórtico de la Gloria (en gallego: Pórtico da Gloria) de la Catedral de Santiago de Compostela es un pórtico románico y la puerta principal de la catedral creado por el Maestro Mateo y su taller, por orden del rey Fernando II de León. El rey donó a Mateo cien maravedís anuales entre 1168 y 1188. Para conmemorar su finalización en 1188, se esculpió la fecha en una piedra colocada en la catedral y en el dintel que soporta el tímpano, de gran riqueza ornamental[1] Según el contrato realizado en 1168, si Mateo incumplía el trato de crear el pórtico en cualquier momento, tendría que pagar 1.000 piezas de oro (aureos). [2] El conjunto completo de tres piezas tardó hasta 1211 en estar completamente terminado; cuando la catedral fue consagrada en presencia del rey Alfonso IX de León.[3][4]

Proyectado originalmente como una división de cuatro partes, fue modificado a un formato de tres partes, lo que cambió las proporciones de todo el pórtico[5] Con más de 200 esculturas de estilo románico, el pórtico es el punto artístico más alto de la catedral y a menudo considerado como la mayor obra de la escultura románica española. [6] [7] El Pórtico de la Gloria consta de un pórtico interior de doble arco y rematado por una fachada exterior occidental[1] Las arquivoltas laterales se dejaron sin decorar, lo que pudo deberse a las limitaciones de tiempo para terminar la puerta para el Jubileo de 1182 y la procesión formal de peregrinos[8].

maestro mateoescultor

La imagen muestra Profetas y otras figuraciones en el Pórtico de la Gloria, en el nártex de la Catedral de Santiago de Compostela. Influido por el arte francés e impregnado aún de elementos románicos, el Pórtico de la Gloria se sitúa en los inicios del arte gótico español. Concebido y realizado entre 1168 y 1188 por el Maestro Mateo, combina las tradiciones españolas con una nueva concepción del pórtico de la iglesia. Las figuras que decoran sus pilares son estatuas de columnas. El modelado en redondo se impone, la escultura se libera de la arquitectura. Las figuras cortas y gruesas adoptan actitudes convencionales, pero el sorprendente realismo de los rostros rompe con el tipo románico. El maestro Mateo inaugura para los profetas un tipo físico que se extenderá hasta la época de Sluter.

pórtico de la gloria santiago de compostela

En 1168, el rey Fernando II encargó al Maestro Mateo la terminación de las obras de la Catedral de Compostela, incluyendo la construcción de los últimos tramos de las naves y el cierre occidental de la Basílica. Para ello, el Maestro Mateo tuvo que salvar el desnivel existente en el terreno, lo que hizo construyendo la Cripta del Pórtico, así como el Coro de Piedra que ocupaba los primeros tramos de la nave principal. Combinando influencias francesas, italianas y españolas concibió el cierre occidental de la Catedral con un pórtico de granito y pintado que, por sus rasgos estilísticos, indica la transición al arte gótico: el Pórtico de la Gloria, obra maestra del arte español de su época. Según su inscripción, los dinteles del Pórtico fueron colocados por el Maestro Mateo el 1 de abril de 1188. En el Pórtico se desarrolló todo un programa iconográfico inspirado en el Apocalipsis y que iluminaba de forma clara y comprensible a los fieles que visitaban la Catedral.

Entre los años 1168 y 1211, el Maestro Mateo desarrolló un ambicioso proyecto en la catedral compostelana que desembocó en la construcción del templo románico, iniciada hacia 1075 y, al mismo tiempo, en su adaptación espacial y conceptual. El documento de concesión de una pensión vitalicia para Fernando II de Galicia y León, fechado el 23 de febrero de 1168, y la inscripción de los dinteles del Pórtico de la Gloria, fechada el 1 de abril de 1188, donde consta que Mateo dirigió la obra “desde los cimientos”, son las dos únicas referencias contemporáneas que existen sobre una figura clave en la Historia del Arte que, sin embargo, mantiene un halo enigmático.

pórtico de la gloria entradas

El arte del camino de Santiago alcanza su punto culminante en la Catedral de Santiago de Compostela. En la Catedral, iniciada en 1075, la talla superior es evidente en la decoración del ábside, pero el trabajo más interesante y variado se encuentra en el crucero, terminado a principios del siglo XII. El gran refinamiento se alterna con la competencia sencilla y la laboriosidad artesanal. En su conjunto, es uno de los ejemplos más importantes de la escultura románica en Europa.

En la segunda mitad del siglo XII, las artes plásticas cayeron bajo la influencia de ciertas tendencias fuertemente naturalistas que desplazaron rápidamente los estilos más antiguos. En esta época el arte de la ruta del peregrino alcanzó su máximo esplendor en el santuario de la Catedral, gracias a la aparición de uno de los escultores más importantes del románico europeo, el Maestro Mateo, cuya primera referencia aparece en 1161 y la última en 1217. Él diseñó y ejecutó la soberbia escultura que adorna el Pórtico de la Gloria de la Catedral. Los grupos de estatuas majestuosas, más líricas que hieráticas, revelan claramente el impulso humanizador del artista y el valor que otorgaba a los elementos narrativos. La sutil estilización y la evitación de la estricta frontalidad que definen el arte gótico también son evidentes en las tallas del Maestro Mateo.

Leer más  Polly apfelbaum happiness runs