Di lauro gomorra

Clan di lauro oggi

El nombre puede derivar de una contracción de «secondo» (segundo) y «miglio» (milla), ya que la zona se encontraba en el segundo hito de la antigua carretera de Capua. Otra posibilidad es que el nombre derive del apellido romano «Secondili». La zona fue una explotación feudal en la Edad Media y no se incorporó a la ciudad de Nápoles hasta el periodo fascista.

Secondigliano es relativamente moderno, resultado de una amplia construcción en los años 70 y 80, como resultado de la Ley 167 (1962) y por el instituto de vivienda pública IACP -Istituto Autonomo Case Popolari, (Ley 865, 1971). La zona ha sido objeto de estudios y análisis debido a las dificultades iniciales de asentamiento de una parte de la población asentada trasladada desde la ciudad histórica[1].

La zona tiene enormes problemas sociales similares a los de las comunidades adyacentes: alto desempleo, absentismo escolar y abandono de los estudios, drogas y la omnipresencia del grupo de delincuencia organizada, la Camorra[2] Secondigliano es la sede de una de las prisiones de máxima seguridad más importantes de Italia. La prisión apareció en el documental de 2012 El trío[3].

Wikipedia

La Direzione Distrettuale Antimafia italiana investigó por primera vez al clan en 2002, lo que llevó al encarcelamiento de sus miembros más influyentes, entre ellos el jefe del clan Abbinante, Raffaele «Papale e Marano» Abbinante, que estaba alineado con Di Lauro, pero Paolo Di Lauro consiguió quedar libre[cita requerida] A pesar de este revés, el clan aumentó su poder y los miembros detenidos fueron sustituidos por varios de los diez hijos de Di Lauro: Cosimo (nacido en 1973), Ciro (nacido en 1978) y Marco (nacido en 1980)[2]. Al mismo tiempo, la coalición se reforzó con otros clanes en la Alianza de Secondigliano. La «vieja guardia» del clan perdió su poder, y algunos de los antiguos aliados fieles de Di Lauro formaron una alianza rival (Scissionisti di Secondigliano) e iniciaron una sangrienta lucha por el poder en 2004, conocida como el feudo de Scampia.

Según los informes de las autoridades antimafia realizados en 2021, después de más de una década de gran debilitamiento de la organización, gracias a las detenciones de la mayoría de sus miembros, el clan volvería a resurgir, teniendo una vocación cada vez más empresarial, y dedicándose cada vez menos a la extorsión y otros «delitos callejeros». Los Di Lauro mantendrían su autoridad y solidez económica mediante la remodelación recurrente de sus estructuras internas, pero en particular en nuevas estrategias empresariales funcionales al blanqueo de dinero. La nueva cúpula de la organización, que según las autoridades está ahora encabezada por uno de los hijos de Paolo Di Lauro, invierte principalmente en el contrabando internacional de tabacos fabricados en el extranjero y, al mismo tiempo, relanza el asunto de las falsificaciones en toda Europa[3].

Paolo di lauro hija

La Direzione Distrettuale Antimafia italiana investigó por primera vez al clan en 2002, lo que llevó al encarcelamiento de sus miembros más influyentes, entre ellos el jefe del clan Abbinante, Raffaele «Papale e Marano» Abbinante, que estaba alineado con Di Lauro, pero Paolo Di Lauro consiguió quedar libre[1] A pesar de este revés, el clan aumentó su poder y los miembros detenidos fueron sustituidos por varios de los diez hijos de Di Lauro: Cosimo (nacido en 1973), Ciro (nacido en 1978) y Marco (nacido en 1980)[2]. Al mismo tiempo, la coalición se reforzó con otros clanes en la Alianza de Secondigliano. La «vieja guardia» del clan perdió su poder, y algunos de los antiguos aliados fieles de Di Lauro formaron una alianza rival (Scissionisti di Secondigliano) e iniciaron una sangrienta lucha por el poder en 2004, conocida como el feudo de Scampia.

Según los informes de las autoridades antimafia realizados en 2021, después de más de una década de gran debilitamiento de la organización, gracias a las detenciones de la mayoría de sus miembros, el clan volvería a resurgir, teniendo una vocación cada vez más empresarial, y dedicándose cada vez menos a la extorsión y otros «delitos callejeros». Los Di Lauro mantendrían su autoridad y solidez económica mediante la remodelación recurrente de sus estructuras internas, pero en particular en nuevas estrategias empresariales funcionales al blanqueo de dinero. La nueva cúpula de la organización, que según las autoridades está ahora encabezada por uno de los hijos de Paolo Di Lauro, invierte principalmente en el contrabando internacional de tabacos fabricados en el extranjero y, al mismo tiempo, relanza el asunto de las falsificaciones en toda Europa[3].

Zapatos di lauro

La Direzione Distrettuale Antimafia italiana investigó por primera vez al clan en 2002, lo que llevó al encarcelamiento de sus miembros más influyentes, entre ellos el jefe del clan Abbinante, Raffaele «Papale e Marano» Abbinante, que estaba alineado con Di Lauro, pero Paolo Di Lauro consiguió quedar libre[cita requerida] A pesar de este revés, el clan aumentó su poder y los miembros detenidos fueron sustituidos por varios de los diez hijos de Di Lauro: Cosimo (nacido en 1973), Ciro (nacido en 1978) y Marco (nacido en 1980)[2]. Al mismo tiempo, la coalición se reforzó con otros clanes en la Alianza de Secondigliano. La «vieja guardia» del clan perdió su poder, y algunos de los antiguos aliados fieles de Di Lauro formaron una alianza rival (Scissionisti di Secondigliano) e iniciaron una sangrienta lucha por el poder en 2004, conocida como el feudo de Scampia.

Según los informes de las autoridades antimafia realizados en 2021, después de más de una década de gran debilitamiento de la organización, gracias a las detenciones de la mayoría de sus miembros, el clan volvería a resurgir, teniendo una vocación cada vez más empresarial, y dedicándose cada vez menos a la extorsión y otros «delitos callejeros». Los Di Lauro mantendrían su autoridad y solidez económica mediante la remodelación recurrente de sus estructuras internas, pero en particular en nuevas estrategias empresariales funcionales al blanqueo de dinero. La nueva cúpula de la organización, que según las autoridades está ahora encabezada por uno de los hijos de Paolo Di Lauro, invierte principalmente en el contrabando internacional de tabacos fabricados en el extranjero y, al mismo tiempo, relanza el asunto de las falsificaciones en toda Europa[3].