su navegador no puede reproducir este vídeo. más información

El primer Código Penal húngaro de Károly Csemegi (1878) castigaba la homosexualidad entre hombres (“természet elleni fajtalanság” – perversión contra la naturaleza (ley de la naturaleza)) con prisión de hasta un año. La actividad homosexual por encima de los 20 años fue despenalizada en 1961, y después por encima de los 18 años en 1978 por el nuevo Código Penal. La edad de consentimiento, que es de 14 años, se aplica por igual a la actividad heterosexual y homosexual desde una decisión del Tribunal Constitucional de 2002. Los homosexuales y bisexuales no tienen prohibido el servicio militar.

La convivencia no registrada está reconocida desde 1996. Se aplica a cualquier pareja que conviva en una relación económica y sexual (unión de hecho), incluidas las parejas del mismo sexo. No es necesario el registro oficial. La ley otorga algunos derechos y beneficios específicos a las dos personas que viven juntas. La convivencia no registrada se define en el Código Civil como “cuando dos personas conviven fuera del matrimonio en comunidad afectiva y económica en el mismo hogar, siempre que ninguna de ellas esté comprometida en matrimonio o en pareja con otra persona, registrada o no, y que no tengan parentesco en línea directa, ni sean hermanos”. La herencia sólo es posible con el testamento, y la pensión de viudedad está disponible para las parejas que cohabitan durante más de 10 años.

¡ha gay! [original]

Un 56% de los húngaros aceptan la homosexualidad, según una encuesta realizada en junio por Závecz Research. La encuesta representativa del instituto de izquierdas detectó también otros resultados interesantes.

El sondeo también examinó la cuestión en relación con la preferencia de partido. Un 20% de los votantes de Fidesz-KDNP pertenecen al grupo de los “fuertemente aceptantes”, mientras que el 24% son “fuertemente despectivos”, y el 30% son ligeramente despectivos (lo que significa que la mayoría es finalmente despectiva).

Otra encuesta de temática similar fue destacada en una reciente entrevista en la CNN con el Ministro de Asuntos Exteriores. Mientras Péter Szijjártó defendía el proyecto de ley, el reportero señalaba la encuesta de Ipsos, que en mayo reveló que el 56% de los húngaros pensaba que las parejas del mismo sexo debían tener los mismos derechos de adopción que las heterosexuales (a lo que Szijjártó respondió que la ley fundamental húngara establece las normas con claridad).

kya main gay hoon? – vlog 09

James Hilton Harrell III se licenció en Política y Gestión y en Estudios Hispánicos por la Universidad Carnegie Mellon y obtuvo un máster en Educación Bilingüe y Multicultural por la Universidad de Alcalá-Henares. Actualmente es becario Fulbright en Budapest, Hungría. Correo electrónico:

Los principales medios de comunicación estadounidenses han realizado esfuerzos concertados para aumentar el nivel de los grupos desfavorecidos en el contenido de los programas recientes.    Estos esfuerzos concertados han salido de las diferencias étnicas tradicionales y se han embarcado en un territorio relativamente nuevo, que incluye la homosexualidad.      Aunque esta inclusión de más diversidad puede parecer superficialmente algo bueno, hay que preguntarse cómo contribuyen estas representaciones a la percepción de la homosexualidad por parte de la audiencia. Shugart (2003) argumenta que las representaciones de las minorías reflejan los prejuicios de los grupos sociales que tienen derechos (67).    Varios estudiosos (Shugart 2003, Waggoner & Hallstein 2001, Dow 2001) han cuestionado las representaciones específicas de los personajes homosexuales.    De hecho, Vito Russo (1996) sostiene que la homosexualidad se define en Hollywood por su aversión a las normas masculinas tradicionales (238).

hu es dis gay

Bajo el velo de un paquete de proyectos de ley contra la pedofilia, el partido gobernante húngaro Fidesz pretende aprobar una ley que prohíba la difusión de lo que denomina “promoción” del cambio de sexo o de la homosexualidad en las escuelas y, en general, a los menores de 18 años. Los activistas dicen que se asemeja a la ley rusa de “propaganda gay” de 2013 y que va en contra de los derechos de los niños y de la libertad de expresión. Los grupos de derechos afirman que, aunque en apariencia el proyecto de ley quiere tomar medidas contra el abuso infantil, confunde la pedofilia con las personas LGBTI.

Leer más  Turismo israel 2020