La fabrica del toner melilla

Ceuta y melilla

En septiembre de 2005, unos miles de inmigrantes subsaharianos intentaron saltar las vallas en varias oleadas que se desplazaron a Melilla. Alrededor de 700 lograron pasar las vallas, mientras que seis murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad marroquíes[2] Los sucesos de 2005 en las vallas fronterizas de Melilla y Ceuta son objeto de un documental, Victimes de nos richesses[3].

Trescientas personas intentaron y 30 consiguieron escalar la valla en agosto de 2020, algunas de las 2.250 personas que entraron en Ceuta y Melilla en 2020. Ochenta y siete personas escalaron la valla el 19 de enero de 2021; nueve fueron trasladadas al hospital[4].

El sentimiento antiinmigración hacia los inmigrantes africanos llevó al gobierno español de José Luis Rodríguez Zapatero a construir en 2005 una nueva valla fronteriza. Esta valla fronteriza, construida junto a las dos deterioradas existentes, sella completamente la frontera. Recientemente, el nuevo ministro del Interior de España ha reconocido los ideales antiinmigración de los que parte la valla y se ha comprometido a sustituir el alambre de espino que recorre su parte superior por elementos disuasorios más humanos. «El nuevo ministro del Interior de España ha prometido hacer «todo lo posible» para eliminar las alambradas «antimigrantes», que separan Marruecos de los territorios españoles de Ceuta y Melilla»[5].

Frontera de melilla

Limita con Marruecos y se encuentra en el límite entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. Es uno de los nueve territorios españoles poblados en África y, junto con Melilla, uno de los dos territorios españoles poblados en África continental. Formó parte de la provincia de Cádiz hasta el 14 de marzo de 1995. En esa fecha se aprobaron los Estatutos de Autonomía tanto para Ceuta como para Melilla.

Ceuta, al igual que Melilla y las Islas Canarias, estaba clasificada como puerto franco antes de la entrada de España en la Unión Europea[5]. Su población está formada por cristianos, musulmanes y pequeñas minorías de judíos sefardíes y de etnia sindhis procedentes del actual Pakistán.

El Estrecho de Gibraltar, que controla el acceso entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, es un importante punto de estrangulamiento militar y comercial. Los fenicios se dieron cuenta de que el estrechísimo istmo que une la península de Almina con el continente africano hace que Ceuta sea eminentemente defendible y establecieron allí un puesto de avanzada a principios del primer milenio antes de Cristo. Los geógrafos griegos la registran con variaciones de Abyla, el antiguo nombre del cercano Jebel Musa. Junto a Calpe, la otra Columna de Hércules que ahora se conoce como el Peñón de Gibraltar, los fenicios establecieron Kart en lo que hoy es San Roque, España. Otros buenos fondeaderos cercanos se convirtieron en puertos fenicios y luego cartagineses en las actuales Tánger y Cádiz.

¿es melilla segura?

Melilla es uno de los territorios especiales de la Unión Europea (UE). Los movimientos hacia y desde el resto de la UE y Melilla están sujetos a normas específicas, previstas, entre otras cosas, en el Acuerdo de Adhesión de España al Convenio de Schengen[5].

En 2019, Melilla tenía una población de 86.487.[6] La población se divide principalmente entre personas de extracción ibérica y rifeña[7] También hay un pequeño número de judíos sefardíes e hindúes sindúes. Desde el punto de vista sociolingüístico, Melilla presenta una diglosia entre el español oficial (lengua fuerte) y el tamazight (lengua débil)[8].

El nombre original (actualmente traducido como Rusadir) era un nombre fenicio, procedente del nombre dado al cercano Cabo de las Tres Horcas. Addir significaba «poderoso»[10] La creación del nombre es similar a la de otros nombres dados en la Antigüedad a las salidas de la costa norteafricana, como Rusguniae, Rusubbicari, Rusuccuru, Rusippisir, Rusigan (Rachgoun), Rusicade, Ruspina, Ruspe o Rsmlqr[11].

Por otra parte, la etimología del nombre actual de la ciudad (que data del siglo IX y se traduce en Melilla en español) es incierta. Como lugar de apicultura activo en el pasado, el nombre se ha relacionado con la miel; esto está respaldado tentativamente por dos monedas antiguas en las que aparece una abeja, así como por las inscripciones RSADR y RSA[12].

Moneda de melilla

Melilla es uno de los territorios especiales de la Unión Europea (UE). Los movimientos hacia y desde el resto de la UE y Melilla están sujetos a normas específicas, previstas, entre otras cosas, en el Acuerdo de Adhesión de España al Convenio de Schengen[5].

En 2019, Melilla tenía una población de 86.487.[6] La población se divide principalmente entre personas de extracción ibérica y rifeña[7] También hay un pequeño número de judíos sefardíes e hindúes sindúes. Desde el punto de vista sociolingüístico, Melilla presenta una diglosia entre el español oficial (lengua fuerte) y el tamazight (lengua débil)[8].

El nombre original (actualmente traducido como Rusadir) era un nombre fenicio, procedente del nombre dado al cercano Cabo de las Tres Horcas. Addir significaba «poderoso»[10] La creación del nombre es similar a la de otros nombres dados en la Antigüedad a las salidas de la costa norteafricana, como Rusguniae, Rusubbicari, Rusuccuru, Rusippisir, Rusigan (Rachgoun), Rusicade, Ruspina, Ruspe o Rsmlqr[11].

Por otra parte, la etimología del nombre actual de la ciudad (que data del siglo IX y se traduce en Melilla en español) es incierta. Como lugar de apicultura activo en el pasado, el nombre se ha relacionado con la miel; esto está respaldado tentativamente por dos monedas antiguas en las que aparece una abeja, así como por las inscripciones RSADR y RSA[12].