Como se hace la langosta en salsa

Salsa para el bogavante

Cualquiera puede echar un bogavante en agua hirviendo y tener un festín para la eternidad. En mi viaje para convertirme en el único chef del año de la langosta de Maine en dos ocasiones, he desarrollado algunos consejos para hacer que la langosta sea aún mejor. Sí… la langosta se puede hacer aún mejor de lo que es originalmente. Les contaré algunos consejos secretos que les harán parecer una estrella del rock. — Chef Mac Arrington

Cuando se hierve la langosta, no se quiere que el agua esté simplemente… bien….agua. En primer lugar, haz que el agua sea tan salada como el mar del que salió la langosta. Este es un método de condimentación que sacará a relucir la salinidad natural de la langosta. En segundo lugar, convierta el agua en un té aromático añadiendo semillas de hinojo, granos de pimienta blanca, sal de apio, dientes de ajo machacados y/o hierbas frescas. El sabor del agua será absorbido sutilmente por la carne de langosta mientras se cocina.

Es cierto que no hay nada malo en tener un bogavante entero perfectamente cocinado en el plato, pero un poco de color adicional puede ayudar no sólo visualmente sino también en cuanto al sabor. Cuando cree su obra de arte culinaria, asegúrese de añadir verduras. Ya sea con aceite de albahaca, hierbas frescas picadas o aguacate. Las mejores hierbas frescas para combinar con la langosta son el eneldo, el estragón, el perejil y el cebollino.

Leer más  Gov perry

Rollo de langosta

A diferencia del bogavante entero hervido o al vapor, que es casi imposible de comer con delicadeza, con la cola de bogavante a la parrilla el trabajo ya está hecho. La carne perfectamente cocinada se asienta sobre el caparazón rojo y brillante del bogavante.

Por supuesto, esto requiere un poco más de esfuerzo por parte de quien prepara la cola de langosta. El duro caparazón del bogavante debe abrirse, la carne debe desprenderse de las paredes del caparazón y sacarse para que quede encima antes de asarla.

Para esta receta de cola de bogavante vamos a utilizar una salsa de mantequilla marrón con perejil, ralladura de limón, chalotas y algunas avellanas tostadas. Si no quiere tomarse esa molestia, puede utilizar simplemente mantequilla derretida con un poco de sal, pimienta y quizá un poco de pimentón para espolvorear la parte superior de la carne de langosta antes de asarla.

Si se parte de colas de langosta congeladas, se prepara un bol con 2 litros de agua fría y 1 cucharada de sal. Remueva para disolver la sal. Coloque las colas de langosta en el agua. Añada unos cuantos cubitos de hielo. Esta receta requiere colas de langosta de 6 a 8 onzas cada una. Si se cocinan colas de langosta más pequeñas o más grandes, tendrá que ajustar el tiempo de asado hacia abajo o hacia arriba. Por ejemplo, una cola de langosta de 3 onzas debería tardar de 3 a 4 minutos en asarse.La parte más complicada de trabajar con colas de langosta es abrir el caparazón y aflojar la carne lo suficiente como para sacarla a través del corte que has hecho en el caparazón. Dependiendo del momento del ciclo de muda de la langosta, el caparazón puede ser muy grueso y fuerte, o fino y fácil de manipular. (Recomiendo ver este vídeo para una buena explicación de la técnica).

Leer más  Frases estimulantes

Pasta con salsa de langosta

A diferencia del bogavante entero hervido o al vapor, que es casi imposible de comer con delicadeza, con la cola de bogavante a la parrilla el trabajo ya está hecho. La carne perfectamente cocinada se asienta sobre el caparazón rojo y brillante del bogavante.

Por supuesto, esto requiere un poco más de esfuerzo por parte de quien prepara la cola de langosta. El duro caparazón del bogavante debe abrirse, la carne debe desprenderse de las paredes del caparazón y sacarse para que quede encima antes de asarla.

Para esta receta de cola de bogavante vamos a utilizar una salsa de mantequilla marrón con perejil, ralladura de limón, chalotas y algunas avellanas tostadas. Si no quiere tomarse esa molestia, puede utilizar simplemente mantequilla derretida con un poco de sal, pimienta y quizá un poco de pimentón para espolvorear la parte superior de la carne de langosta antes de asarla.

Si se parte de colas de langosta congeladas, se prepara un bol con 2 litros de agua fría y 1 cucharada de sal. Remueva para disolver la sal. Coloque las colas de langosta en el agua. Añada unos cuantos cubitos de hielo. Esta receta requiere colas de langosta de 6 a 8 onzas cada una. Si se cocinan colas de langosta más pequeñas o más grandes, tendrá que ajustar el tiempo de asado hacia abajo o hacia arriba. Por ejemplo, una cola de langosta de 3 onzas debería tardar de 3 a 4 minutos en asarse.La parte más complicada de trabajar con colas de langosta es abrir el caparazón y aflojar la carne lo suficiente como para sacarla a través del corte que has hecho en el caparazón. Dependiendo del momento del ciclo de muda de la langosta, el caparazón puede ser muy grueso y fuerte, o fino y fácil de manipular. (Recomiendo ver este vídeo para una buena explicación de la técnica).

Leer más  Cooperativa de herrera

Bisque

Aprenda a hacer las MEJORES colas de langosta a la parrilla, tiernas, suculentas y con la cantidad perfecta de mantequilla de ajo y limón. ¡Puedes hacer estas colas de langosta elegantes y con clase en menos de 20 minutos!

El marisco es conocido por su clase y a menudo se sirve en bodas y otros eventos lujosos. Pero, ¿sabías que puedes prepararlo en casa incluso en una noche de semana ocupada? ¿Por qué esperar a que surja una ocasión especial cuando puedes comer una de estas colas de langosta caseras?

Disfruto de todo tipo de mariscos, pero uno de mis favoritos por excelencia son las colas de langosta. Su sabor con esta mantequilla casera de ajo y limón te dejará boquiabierto. Es tan rica y sabrosa que no podrás resistirte.

Asa las colas de langosta durante 10 minutos y añade más mantequilla de ajo a mitad de camino. Cuando las colas de langosta estén hechas, tendrán un color blanco opaco y la temperatura interna será de 145 grados. Añada un poco de perejil fresco picado como guarnición y sumérjalo en la mantequilla de ajo y limón reservada. Disfrute.