Morning or night person

soy una persona matutina o nocturna quiz buzzfeed

Un búho nocturno, persona vespertina o simplemente búho, es una persona que tiende a quedarse despierta hasta altas horas de la noche o la madrugada. Los búhos nocturnos que son involuntariamente incapaces de conciliar el sueño varias horas después de lo normal pueden tener un trastorno de la fase de sueño retardado.

Lo contrario de un noctámbulo es un madrugador -una alondra en contraposición a un búho-, que es alguien que tiende a empezar a dormir a una hora que se considera temprana y que también se despierta temprano. Los investigadores utilizan tradicionalmente los términos morningness y eveningness[1] para los dos cronotipos o diurnidad y nocturnidad en el comportamiento animal. En varios países, especialmente en los escandinavos, a los madrugadores se les llama personas A y a los noctámbulos personas B[2][3].

Mientras que permanecer despierto después del anochecer se consideraba un rasgo negativo, esto cambió en la Europa de los siglos XVII y XVIII (y posteriormente se extendió más allá) debido al desarrollo y la implementación de la iluminación artificial: más luces domésticas, mayor iluminación en las calles y la adaptación por parte de las clases sociales reales y altas[4] La introducción del chocolate, el café y el té, y los cafés que permanecían abiertos hasta el amanecer, se convirtieron en parte de la nueva cultura[4].

wikipedia

“Es realmente frustrante”, me dice Sokolis, una estudiante de 21 años de la Universidad del Norte de Arizona. “La gente se ha burlado de mí por ello, diciendo que soy un vago, que no me esfuerzo lo suficiente. Eso me molesta mucho. Porque la culpa es de mi cerebro, no mía”.

Cuando tenía 19 años, a Sokolis le diagnosticaron retraso en la fase del sueño, un trastorno que hace que su reloj interno esté permanentemente desincronizado con el resto del mundo. No es que necesite dormir más que una persona normal. Es sólo que su cuerpo prefiere que empiece un ciclo de siete u ocho horas después de las 3 de la madrugada.

Mientras es estudiante universitaria, Sokolis puede empezar el día a las 11 de la mañana, gracias a un horario de clases flexible. Pero ahora está a punto de graduarse y le preocupa que su inusual horario se interponga en su sueño de convertirse en profesora, una profesión con horarios de inicio notoriamente tempranos. “Si tengo que elegir entre cambiar de carrera o encontrar la manera de hacerla funcionar, definitivamente voy a tener que encontrar la manera de hacerla funcionar”, dice.

Todos tenemos una hora preferida e innata para dormir. La ciencia ha validado la idea de que hay “personas matutinas”, “personas nocturnas” y otras intermedias. Son los llamados cronotipos. Y al igual que es raro que una persona mida 2 metros, es raro que Sokolis no pueda dormir hasta las 3 de la madrugada. Todos tenemos un cronotipo, igual que todos tenemos una altura.

¿eres una persona madrugadora?

¿Prefieres levantarte temprano con la alondra o quedarte despierto hasta tarde con el búho? Resulta que tu preferencia está decidida en parte por tus genes. Nuestro estudio genético de casi 700.000 personas ha revelado nuevos conocimientos sobre la genética del cronotipo -nuestra preferencia por levantarnos temprano o dormir tarde- y cómo influye en nuestra salud mental y física.

Todos nos situamos en algún punto de la curva de campana del cronotipo, con las alondras (personas que duermen temprano) en un extremo y los búhos (personas que duermen tarde) en el otro. Nuestro cronotipo está en parte influenciado por nuestro entorno. Entre los factores que influyen están la estación del año, la latitud y si vivimos en una zona urbana. Los hombres son más propensos que las mujeres a ser búhos y nos volvemos más alargados a medida que envejecemos. Sin embargo, los estudios han demostrado que entre una quinta parte y la mitad de nuestro cronotipo está fijado al nacer por nuestros genes. Hasta hace poco, en 2016, se sabía poco sobre cuáles eran estos factores genéticos.

Con los datos de 250.000 personas de 23andMe y 450.000 del Biobanco del Reino Unido, analizamos sus genes en función de si eran personas “matutinas” o “vespertinas”. Encontramos 351 variantes genéticas que contribuyen a determinar el cronotipo de una persona. Antes de este estudio, solo conocíamos 24.

características del búho nocturno

Cuando mi marido se levanta de la cama cada día, refunfuñando y con los ojos desorbitados, yo ya he desayunado, he sacado a pasear al perro y he tachado los primeros puntos de mi lista de tareas. Él prefiere acostarse tarde, e incluso madrugar. Yo tiendo a despertarme con el sol. Cuando he intentado adaptarme a los horarios nocturnos de mi marido, no me ha ido muy bien: trasnochar una noche suele requerir una siesta (o dos) al día siguiente.

Hay una razón para ello. Nuestros horarios de sueño no son simplemente preferencias personales: son predisposiciones biológicas innatas. Y, según nuevas pruebas, no sólo afectan a cuándo nos acostamos, sino también a nuestra salud física y mental.

Esta diversidad puede haber beneficiado a nuestros antepasados: tener personas con una inclinación natural a dormir a diferentes horas puede haber aumentado la probabilidad de supervivencia de las tribus de cazadores-recolectores. Los “turnos de sueño” habrían acortado la ventana de tiempo en la que todos dormían y el grupo era más vulnerable a posibles amenazas. Los antropólogos llaman a esto la teoría del centinela. A lo largo de los siglos, una combinación de genética y entorno ha hecho que algunos de nosotros hayamos evolucionado para sentirnos mejor durante las horas de luz, mientras que otros prosperan durante la noche.

Leer más  Complejo hospitalario donostia