Reproduccion de los animales asexual

Fisión

La mayoría de las poblaciones de animales producen crías genéticamente diferentes mediante la reproducción sexual. Una pequeña minoría de animales, sin embargo, utiliza la reproducción asexual para producir crías genéticamente idénticas al progenitor. Ambas estrategias tienen sus ventajas y debilidades, y algunos animales alternan entre la reproducción sexual y la asexual (Decaestecker et al., 2009).

La mayoría de los parásitos se reproducen de forma asexual, pero pueden cambiar a la reproducción sexual para fomentar la diversidad y seguir siendo infecciosos. Algunas especies de parásitos pueden incluso reproducirse sexualmente con otras especies, mediante un proceso llamado hibridación. Por ejemplo, algunos platelmintos esquistosomas pueden infectar a una gama más amplia de huéspedes, como resultado del apareamiento de una especie infectante de bovinos con una especie infectante de humanos (Huyse et al., 2009). Esto demuestra cómo la variación causada por la hibridación puede aumentar la propagación de una enfermedad.

Otro parásito que se reproduce tanto sexual como asexualmente es el hongo Podosphaera plantaginis, que suele infectar a la especie vegetal Plantago lanceolata, conocida comúnmente como plátano de costilla (Figura 1). Estos hongos se reproducen asexualmente produciendo esporas infecciosas a lo largo de su ciclo de vida. Cuando la temporada de crecimiento del huésped llega a su fin, P. plantaginis produce esporas en reposo que pueden sobrevivir al invierno. Estas esporas pueden producirse mediante el apareamiento o a través de un proceso asexual conocido como autofecundación haploide que implica que las esporas del mismo organismo se “apareen” entre sí (Tollenaere y Laine, 2013; Figura 1). Sin embargo, la reproducción sexual tiene un coste mucho mayor, lo que pone en duda por qué los patógenos siguen manteniendo esta estrategia reproductiva.

Leer más  Dark angel pelicula completa en español

Reproducción asexual en el hombre

El pato moteado (Anas fulvigula) pone sus huevos en nidos de hierba cerca del suelo, generalmente cerca del agua. Aunque este nido parece bastante lleno con nueve huevos, una nidada de patos moteados puede contener hasta doce o trece huevos.

Los organismos son genéticamente diversos gracias a la reproducción sexual. La reproducción sexual comienza con los espermatozoides y los óvulos, que se producen mediante un proceso llamado meiosis. Estas células se denominan haploides porque contienen la mitad del número de cromosomas que el progenitor. En la reproducción sexual, un espermatozoide haploide del progenitor masculino fecunda el óvulo haploide del progenitor femenino para producir lo que se denomina un cigoto diploide.

Zigoto es el término técnico para referirse a un óvulo fecundado. El número diploide de cromosomas es el número normal de cromosomas que se encuentran en todas las células regulares de un organismo. El cigoto crece y se convierte en un nuevo organismo. Es genéticamente diferente de ambos progenitores porque la mitad de sus cromosomas proceden del progenitor masculino y la otra mitad del femenino, lo que le confiere una combinación única de genes.

Cómo se reproducen los animales sexualmente

La reproducción asexual sólo requiere un organismo progenitor y da lugar a una descendencia genéticamente idéntica (como un clon). Como no es necesario mezclar la información genética y los organismos no necesitan dedicar tiempo a encontrar pareja, las poblaciones pueden aumentar rápidamente gracias a la reproducción asexual. ¿El inconveniente? Si un organismo se reproduce asexualmente, su población suele estar mejor adaptada a un hábitat concreto, lo que hace que todos sus miembros sean igual de vulnerables a las enfermedades o a los depredadores.

Leer más  Tarifa regulada gas iberdrola

Aunque la reproducción asexual suele reservarse a los organismos unicelulares y a las plantas, hay varios miembros del reino animalia que se reproducen asexualmente.  Algunos pueden incluso combinar o alternar entre la reproducción sexual y la asexual dependiendo de las circunstancias, una herramienta útil para compartir las ventajas y desventajas que conlleva la falta de diversidad genética.

La partenogénesis, una forma de reproducción asexual en la que los embriones se desarrollan a partir de huevos no fecundados, se ha observado en hembras cautivas separadas de los machos durante largos periodos de tiempo. La primera prueba registrada de partenogénesis en un pez cartilaginoso (que incluye a los tiburones, las rayas y las rayas) se produjo en 2001 con un tiburón martillo en cautividad.  El tiburón, capturado en la naturaleza, no había estado expuesto a un macho en al menos tres años, pero aun así dio a luz a una hembra viva y normalmente desarrollada. Los estudios no encontraron pruebas de una contribución genética paterna.

Viviparidad

Cromosoma: una molécula larga, en forma de hilo, formada por la sustancia química llamada ADN (ácido desoxirribonucleico) que se mantiene unida con proteínas especiales y es visible (con microscopios potentes) durante la división celular… más

Es posible que tus padres te hayan dicho que los bebés salen del vientre de la madre. En muchos casos, esto es cierto – y es horriblemente cierto en algunas avispas Strepsiptera. La avispa hembra excava bajo la piel de un huésped desprevenido, como una abeja. A continuación, clava su ovipositor en el exterior de la abeja y espera a que un macho se aparee con ella. Después de un tiempo, sus crías se desarrollarán en su cuerpo, y literalmente la comerán de adentro hacia afuera, y luego se irán a buscar otro huésped. ¿Cómo es eso de la maternidad?

Leer más  Muros de paja

Muchos organismos no salen del vientre de su madre. De hecho, las formas de reproducción de los organismos son tan diversas que hay muchos campos de la ciencia dedicados a estudiar cómo y por qué se reproducen los organismos. Algunos organismos pueden reproducirse por sí mismos (lo que se denomina reproducción asexual), mientras que otros necesitan un óvulo y un espermatozoide para tener descendencia (reproducción sexual). En la reproducción sexual, los pequeños espermatozoides de un macho deben fusionarse con el óvulo, a menudo más grande, de una hembra.