Donde y cuando surgio la democracia

la democracia ateniense

Los antiguos griegos fueron los primeros en crear una democracia. La palabra “democracia” proviene de dos palabras griegas que significan pueblo (demos) y gobierno (kratos). La democracia es la idea de que los ciudadanos de un país deben tomar un papel activo en el gobierno de su país y gestionarlo directamente o a través de representantes elegidos. Además, defiende la idea de que el pueblo puede sustituir a su gobierno mediante transferencias pacíficas de poder, en lugar de una sublevación violenta o una revolución. Por tanto, una parte fundamental de la democracia es que el pueblo tenga voz.

La primera democracia conocida en el mundo fue la de Atenas. La democracia ateniense se desarrolló alrededor del siglo V a.C. La idea griega de la democracia era diferente de la democracia actual porque, en Atenas, todos los ciudadanos adultos debían participar activamente en el gobierno. Si no cumplían con su deber, eran multados y a veces marcados con pintura roja. La definición ateniense de “ciudadano” también era diferente a la de los ciudadanos actuales: sólo los hombres libres eran considerados ciudadanos en Atenas. Las mujeres, los niños y los esclavos no eran considerados ciudadanos y, por tanto, no podían votar.

la democracia ateniense

La noción de democracia ha evolucionado considerablemente a lo largo del tiempo. La forma original de democracia era la democracia directa. La forma más común de democracia hoy en día es la democracia representativa, en la que el pueblo elige a los funcionarios del gobierno para que gobiernen en su nombre, como en una democracia parlamentaria o presidencial[2].

La regla de la mayoría es la que predomina en la toma de decisiones cotidiana de las democracias,[3][4] aunque otros enfoques de la toma de decisiones, como la supermayoría y el consenso, también han formado parte de las democracias. Sirven al propósito crucial de la inclusión y la legitimidad más amplia en cuestiones delicadas -contrapesando el mayoritarismo- y, por tanto, suelen tener prioridad a nivel constitucional. En la variante común de la democracia liberal, los poderes de la mayoría se ejercen en el marco de una democracia representativa, pero la constitución limita a la mayoría y protege a la minoría, normalmente a través del disfrute por parte de todos de ciertos derechos individuales, como la libertad de expresión o la libertad de asociación[5][6].

cuándo empezó la democracia

La noción de democracia ha evolucionado considerablemente con el tiempo. La forma original de democracia era la democracia directa. La forma más común de democracia hoy en día es la democracia representativa, en la que el pueblo elige a los funcionarios del gobierno para que gobiernen en su nombre, como en una democracia parlamentaria o presidencial[2].

La regla de la mayoría es la que predomina en la toma de decisiones cotidiana de las democracias,[3][4] aunque otros enfoques de la toma de decisiones, como la supermayoría y el consenso, también han formado parte de las democracias. Sirven al propósito crucial de la inclusión y la legitimidad más amplia en cuestiones delicadas -contrapesando el mayoritarismo- y, por tanto, suelen tener prioridad a nivel constitucional. En la variante común de la democracia liberal, los poderes de la mayoría se ejercen en el marco de una democracia representativa, pero la constitución limita a la mayoría y protege a la minoría, normalmente a través del disfrute por parte de todos de ciertos derechos individuales, como la libertad de expresión o la libertad de asociación[5][6].

características de la democracia

La palabra democracia viene de las palabras griegas “demos”, que significa pueblo, y “kratos”, que significa poder; por lo tanto, la democracia puede considerarse como “poder del pueblo”: una forma de gobernar que depende de la voluntad del pueblo.

Hay tantos modelos diferentes de gobierno democrático en el mundo que a veces es más fácil entender la idea de democracia en términos de lo que definitivamente no es. Así pues, la democracia no es una autocracia o una dictadura, en la que gobierna una sola persona; y no es una oligarquía, en la que gobierna un pequeño segmento de la sociedad. Bien entendida, la democracia ni siquiera debería ser el “gobierno de la mayoría”, si eso significa que se ignoran por completo los intereses de las minorías. Una democracia, al menos en teoría, es el gobierno en nombre de todo el pueblo, según su “voluntad”.

Estos principios son intuitivamente atractivos, y ayudan a explicar por qué la democracia es tan popular. Por supuesto, nos parece justo que tengamos las mismas posibilidades que los demás de decidir las normas comunes.

Los problemas surgen cuando consideramos cómo se pueden poner en práctica los principios, porque necesitamos un mecanismo para decidir cómo abordar los puntos de vista conflictivos. Dado que ofrece un mecanismo sencillo, la democracia tiende a ser la “regla de la mayoría”; pero la regla de la mayoría puede significar que los intereses de algunas personas nunca estén representados. Una forma más genuina de representar los intereses de todos es utilizar la toma de decisiones por consenso, donde el objetivo es encontrar puntos de interés comunes.

Leer más  Afiliados a partidos politicos argentina