Sistema politico pluralista

Sociedad pluralista

Cualquier cosa pluralista implica una diversidad de ideas o personas diferentes. Una sociedad pluralista es una sociedad diversa, en la que las personas que la componen creen en todo tipo de cosas diferentes y toleran las creencias de los demás aunque no coincidan con las suyas.

¿Sabes que la forma plural de una palabra significa que hay más de una cosa? Del mismo modo, las ideas pluralistas consisten en acoger a más de un grupo de personas, ideas o religiones. Un enfoque pluralista de la política abarca muchas filosofías diferentes, como el capitalismo y el socialismo. Una sociedad pluralista acepta muchos tipos de personas, de diferentes razas, orientaciones sexuales, culturas y religiones. Las ideas pluralistas forman parte de una filosofía conocida como pluralismo.

Qué es el pluralismo en sociología

Este artículo trata del pluralismo como filosofía política. Para la teoría de que el poder político en la sociedad no reside en el electorado sino que se distribuye entre un amplio número de grupos, véase Pluralismo (teoría política). Para otros usos, véase Pluralismo (desambiguación).

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Pluralismo” filosofía política – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (agosto de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero permanece en gran medida sin verificar porque carece de suficientes citas en línea correspondientes. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Marzo de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Leer más  3 paises autoritarios

El pluralismo como filosofía política es el reconocimiento y la afirmación de la diversidad dentro de un cuerpo político, que se considera que permite la coexistencia pacífica de diferentes intereses, convicciones y estilos de vida[1] Si bien no todos los pluralistas políticos abogan por una democracia pluralista, esto es lo más común, ya que la democracia se considera a menudo como la forma más justa y eficaz de moderar entre los valores discretos[2] Como dijo el archi-pluralista Isaiah Berlin, “tengamos el valor de nuestra ignorancia admitida, de nuestras dudas e incertidumbres. Al menos podemos intentar descubrir lo que los demás… requieren, al… hacer posible que conozcamos a los hombres tal y como son realmente, escuchándolos con atención y simpatía, y comprendiéndolos a ellos, a sus vidas y a sus necesidades…”[3] El pluralismo intenta así animar a los miembros de la sociedad a acomodar sus diferencias evitando el extremismo (adherirse únicamente a un valor, o al menos negarse a reconocer otros como legítimos) y entablando un diálogo de buena fe. Los pluralistas también buscan la construcción o la reforma de las instituciones sociales para reflejar y equilibrar los principios contrapuestos.

Qué es un ejemplo de pluralismo

El pluralismo es una teoría de la distribución del poder político que sostiene que el poder está amplia y uniformemente disperso en la sociedad, en lugar de concentrarse en manos de una élite o clase dirigente. En particular, los pluralistas tienen una visión positiva de la política de grupos de presión, pues creen que los grupos promueven el debate y la discusión saludables y que fortalecen el proceso democrático.

En las ideologías políticas, el pluralismo es promovido especialmente por los liberales, que sostienen que la tolerancia de la diversidad moral, cultural y política es esencial para la libertad, y sólo una democracia en la que diversos grupos de individuos puedan competir, con el Estado actuando como árbitro “neutral” entre esos grupos, es una democracia verdaderamente liberal. La falta de pluralismo puede conducir a la alienación de los grupos de la sociedad, y dar lugar también a que algunas personas se abstengan de participar en nuestro sistema político, por considerar que no tiene sentido, ya que no pueden ejercer ningún poder en él.

Leer más  Superficiales de nicholas carr

Democracia pluralista

Este artículo trata sobre una teoría política llamada “pluralismo”. Para la idea de “pluralismo” en política como reconocimiento de la diversidad, véase Pluralismo (filosofía política). Para otros usos, véase Pluralismo (desambiguación).

El pluralismo clásico es la opinión de que la política y la toma de decisiones se sitúan principalmente en el marco del gobierno, pero que muchos grupos no gubernamentales utilizan sus recursos para ejercer influencia. La cuestión central para el pluralismo clásico es el equilibrio powético,[1] y es crucial para la obtención de objetivos por parte de los individuos. Una poliarquía -situación de competencia abierta por el apoyo electoral dentro de una parte significativa de la población adulta- garantiza la competencia de intereses de grupo y la igualdad relativa. Los pluralistas hacen hincapié en los derechos civiles, como la libertad de expresión y organización, y en un sistema electoral con al menos dos partidos. Por otra parte, dado que los participantes en este proceso constituyen sólo una pequeña fracción de la población, el público actúa principalmente como espectador. Esto no es necesariamente indeseable por dos razones: (1) puede ser representativo de una población contenta con los acontecimientos políticos, o (2) las cuestiones políticas requieren una atención continua y experta, que el ciudadano medio puede no tener[cita requerida].