Opinion publica walter lippmann pdf

Walter lippmann barreras de la comunicación eficaz

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero no está verificado porque carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Febrero de 2008) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Opinión pública es un libro de Walter Lippmann, publicado en 1922. Es una evaluación crítica del gobierno democrático funcional, especialmente de las percepciones sociales irracionales y a menudo interesadas que influyen en el comportamiento individual e impiden una cohesión social óptima.[1] Las descripciones detalladas de las limitaciones cognitivas a las que se enfrenta la gente para comprender su entorno sociopolítico y cultural, lo que les lleva a aplicar un catálogo evolutivo de estereotipos generales a una realidad compleja, convirtieron a Opinión Pública en un texto fundamental en los campos de los estudios de los medios de comunicación, la ciencia política y la psicología social.

En la introducción se describe la incapacidad del hombre para interpretar el mundo: “El entorno real es en conjunto demasiado grande, demasiado complejo y demasiado fugaz para el conocimiento directo”[2] entre las personas y su entorno. Las personas construyen un pseudoentorno que es una imagen mental subjetiva, sesgada y necesariamente abreviada del mundo y, en cierto modo, el pseudoentorno de todos es una ficción. Las personas “viven en el mismo mundo, pero piensan y sienten en otros diferentes”[3].

Opinión pública walter lippmann sparknotes

Walter Lippmann (23 de septiembre de 1889 – 14 de diciembre de 1974)[1] fue un escritor, reportero y comentarista político estadounidense. Con una carrera que abarca 60 años, es famoso por ser uno de los primeros en introducir el concepto de Guerra Fría, por acuñar el término “estereotipo” en el sentido psicológico moderno, así como por criticar a los medios de comunicación y a la democracia en su columna periodística y en varios libros, entre los que destaca su obra de 1922 Public Opinion[2].

Leer más  Abstencion electoral españa

Lippmann también desempeñó un papel notable en la junta de investigación de Woodrow Wilson tras la Primera Guerra Mundial, como director de investigación. Sus puntos de vista sobre el papel del periodismo en una democracia se contrastaron con los escritos contemporáneos de John Dewey en lo que se ha denominado retrospectivamente el debate Lippmann-Dewey. Lippmann ganó dos premios Pulitzer, uno por su columna periodística sindicada “Hoy y Mañana” y otro por su entrevista de 1961 a Nikita Khrushchev[3][4].

También ha sido muy elogiado con títulos que van desde el de periodista “más influyente”[5][6][7] del siglo XX, hasta el de “Padre del Periodismo Moderno”[8][9] Michael Schudson escribe[10] que James W. Carey consideraba el libro de Walter Lippmann Opinión Pública como “el libro fundador del periodismo moderno” y también “el libro fundador de los estudios sobre los medios de comunicación estadounidenses”[11].

Walter lippmann opinión pública gutenberg

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero permanece en gran medida sin verificar porque carece de suficientes citas en línea correspondientes. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Febrero de 2008) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Opinión pública es un libro de Walter Lippmann, publicado en 1922. Es una evaluación crítica del gobierno democrático funcional, especialmente de las percepciones sociales irracionales y a menudo interesadas que influyen en el comportamiento individual e impiden una cohesión social óptima.[1] Las descripciones detalladas de las limitaciones cognitivas a las que se enfrenta la gente para comprender su entorno sociopolítico y cultural, lo que les lleva a aplicar un catálogo evolutivo de estereotipos generales a una realidad compleja, convirtieron a Opinión Pública en un texto fundamental en los campos de los estudios de los medios de comunicación, la ciencia política y la psicología social.

Leer más  Caracteristicas de una agenda

En la introducción se describe la incapacidad del hombre para interpretar el mundo: “El entorno real es en conjunto demasiado grande, demasiado complejo y demasiado fugaz para el conocimiento directo”[2] entre las personas y su entorno. Las personas construyen un pseudoentorno que es una imagen mental subjetiva, sesgada y necesariamente abreviada del mundo y, en cierto modo, el pseudoentorno de todos es una ficción. Las personas “viven en el mismo mundo, pero piensan y sienten en otros diferentes”[3].

Introducción a la opinión pública pdf

Enseñar sobre Oriente Medio, los árabes, los musulmanes o el islam en un aula contemporánea de enseñanza secundaria o universitaria plantea retos pedagógicos. En lugar de aceptar e interiorizar la nueva información que se les imparte, es evidente que las percepciones negativas, las actitudes y los estereotipos podrían condicionar a los estudiantes a rechazar o negar la validez de las afirmaciones de la verdad incongruentes con las suyas. Como observó agudamente Walter Lippmann en Opinión pública (1922), “El único sentimiento que alguien puede tener sobre un acontecimiento que no experimenta es el que despierta su imagen mental de ese acontecimiento”. Así pues, en el contexto de la educación es imperativo que los profesores determinen lo que sus alumnos creen saber para comprender sus creencias y construir una base de entendimiento mutuo.

Para entender el término “estereotipo” en su uso actual, es instructivo recurrir de nuevo a Lippmann. Definió el “estereotipo” como una “imagen distorsionada en la mente de una persona, no basada en la experiencia personal, sino derivada culturalmente”. Lippmann razonó que la formación de estereotipos está impulsada por motivaciones sociales, políticas y económicas, y que, al pasar de una generación a otra, pueden llegar a ser bastante penetrantes y resistentes al cambio. Históricamente, los actores estatales han movilizado los estereotipos al servicio del proceso social que Lippmann denomina “la fabricación del consentimiento”. Por ejemplo, en tiempos de guerra o de dificultades económicas, los gobiernos han utilizado los estereotipos para reconfigurar los paisajes éticos y delinear nuevas fronteras que separan a los protagonistas (el “grupo interno”) de los antagonistas (el “grupo externo” o “enemigo”). Llevado a un extremo lógico, este tipo de polarización “nosotros contra ellos” permite, en última instancia, que los miembros del grupo interno toleren o incluso racionalicen el daño a los miembros del grupo percibido como externo.

Leer más  Comunicacion social y politica