Arte de francisco de goya

Wikipedia

c. 1797-1800La Maja DesnudaLa Maja Desnuda fue uno de los primeros cuadros que Goya pintó para el primer ministro Manuel de Godoy, uno de sus principales mecenas. El cuadro está protagonizado por una modelo desconocida, que se cree que es la amante de Godoy, Pepita Tudo, o la Duquesa de Alba, supuesta amante de Goya. La mujer desnuda aparece recostada en una tumbona de terciopelo verde con los brazos cruzados detrás de la cabeza. Su voluptuoso cuerpo está inclinado hacia el espectador, y mira seductoramente al espectador con unas mejillas sonrosadas que sugieren un rubor postcoital. Goya rompió con las convenciones del desnudo al representar a una mujer real (no una diosa o una figura alegórica) con vello púbico, y hacer que mirara directamente al espectador; estos atrevidos detalles influirían en artistas modernos posteriores como Manet, cuya Olimpia tiene ciertamente una deuda con la Maja desnuda. Goya también creó una obra complementaria, La Maja Vestida, que ofrece una versión más casta del mismo retrato femenino. Ambas obras fueron confiscadas por la Inquisición española, pero ahora cuelgan con orgullo una al lado de la otra en el museo más importante de España: el Prado. Óleo sobre lienzo – Museo Nacional del Prado

Wenceslao hollar

Saturno devorando a su hijo es el nombre dado a un cuadro del artista español Francisco Goya. Según la interpretación tradicional, representa el mito griego del Titán Cronos (en el título romanizado a Saturno), quien, temiendo ser derrocado por uno de sus hijos,[a] se comió a cada uno de ellos al nacer. La obra es una de las 14 Pinturas Negras que Goya pintó directamente en las paredes de su casa en algún momento entre 1819 y 1823. Fue trasladada a un lienzo tras la muerte de Goya y desde entonces se conserva en el Museo del Prado de Madrid.

Leer más  Master historia antigua

En 1819, Goya compró una casa en la ribera del Manzanares, cerca de Madrid, llamada Quinta del Sordo. Era una casa de dos plantas que recibió el nombre de un ocupante anterior que había sido sordo, aunque el nombre era apropiado también para Goya, que había quedado sordo tras contraer una fiebre en 1792. Entre 1819 y 1823, cuando abandonó la casa para trasladarse a Burdeos, Goya realizó una serie de 14 obras, que pintó al óleo directamente sobre las paredes de la casa. A la edad de 73 años, y después de haber sobrevivido a dos enfermedades que amenazaban su vida, es probable que Goya estuviera preocupado por su propia mortalidad, y cada vez más amargado por las luchas civiles que ocurrían en España. Aunque al principio decoró las habitaciones de la casa con imágenes más inspiradoras, con el tiempo las pintó todas con los cuadros intensamente inquietantes que hoy se conocen como las Pinturas Negras. Estos cuadros, que no fueron encargados y que nunca se expusieron al público, reflejan su estado de ánimo cada vez más sombrío con algunas escenas tensas de malevolencia y conflicto[b].

Wikipedia

Sea o no cierta la historia del cerdo, lo cierto es que Goya empezó a pintar a una edad temprana. A los 14 años ya era aprendiz, pero en lugar de recibir cómodos encargos, practicaba acrobacias callejeras para llegar a fin de mes. Durante esta época inestable conoció a su mejor amigo Francisco Bayeu, cuya pertenencia a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando hizo que Goya obtuviera trabajo como diseñador de tapices y más tarde en la Corte española. En esta época Goya también conoció a la hermana de Francisco, Josefa, a la que se tiraría y luego se casaría (o se casaría y luego se tiraría, quién sabe). La profundidad de su amor quedó demostrada por los numerosos embarazos de Josefa, muchos de los cuales resultaron en abortos. Por desgracia para la pareja, de los seis hijos nacidos a término, sólo uno, Javier, llegaría a la edad adulta. Mi doctorado de la escuela Frasier de psicología pop me dice que esto puede haber influido en la tendencia de Goya hacia el aislacionismo y el tema de los bebés en cestas, un tanto satánico.

Leer más  La fuensanta julio romero de torres

La inclinación de Goya por lo pagano también se vio influenciada por una malvada enfermedad que le sobrevino en un viaje a Andalucía en 1792. Quedó temporalmente paralizado y no pudo caminar ni estar de pie sin ayuda durante un mes. El incidente le dejó casi sordo (excepto por las voces en su cabeza) y marcó el comienzo de sus oscuros grabados.    No todo fue malo, ya que en 1796 Goya recibió el encargo de pintar retratos para la duquesa de Alba.

Caravaggio

c. 1797-1800 La Maja DesnudaLa Maja Desnuda fue uno de los primeros cuadros que Goya pintó para el primer ministro Manuel de Godoy, uno de sus principales mecenas. El cuadro está protagonizado por una modelo desconocida, que se cree que es la amante de Godoy, Pepita Tudo, o la Duquesa de Alba, supuesta amante de Goya. La mujer desnuda aparece recostada en una tumbona de terciopelo verde con los brazos cruzados detrás de la cabeza. Su voluptuoso cuerpo está inclinado hacia el espectador, y mira seductoramente al espectador con unas mejillas sonrosadas que sugieren un rubor postcoital. Goya rompió con las convenciones del desnudo al representar a una mujer real (no una diosa o una figura alegórica) con vello púbico, y hacer que mirara directamente al espectador; estos atrevidos detalles influirían en artistas modernos posteriores como Manet, cuya Olimpia tiene ciertamente una deuda con la Maja desnuda. Goya también creó una obra complementaria, La Maja Vestida, que ofrece una versión más casta del mismo retrato femenino. Ambas obras fueron confiscadas por la Inquisición española, pero ahora cuelgan con orgullo una al lado de la otra en el museo más importante de España: el Prado. Óleo sobre lienzo – Museo Nacional del Prado

Leer más  Museo canadiense de la guerra