El hijo del hombre pintura significado

no se puede reproducir

Magritte lo pintó como un autorretrato. El cuadro consiste en un hombre con abrigo y bombín de pie frente a un muro bajo, más allá del cual hay un mar o un río y un cielo nublado en el fondo. El rostro del hombre está oculto en gran medida por una manzana verde. Sin embargo, los ojos del hombre pueden verse asomando por encima del borde de la manzana. Otra característica sutil es que el brazo izquierdo del hombre parece doblarse hacia atrás a la altura del codo.

Los principios y elementos del diseño están presentes en la obra, con el uso de líneas, así como el uso del espacio negativo que se ve en el fondo para atraer la atención hacia el hombre y la manzana sin ninguna distracción. Se observa un predominio de los colores fríos, como los grises y los azules, que crean una escena algo malhumorada o deprimente; también se aprecia el uso del rojo y el verde, evidentes en la corbata del hombre y la manzana, que hacen que sobresalgan y se conviertan en el centro de atención.

El cuadro parece casi simétrico a primera vista, pero cuando lo miramos de cerca notamos algunas ligeras diferencias entre las dos mitades que lo hacen asimétrico, con la manzana verde flotante actuando como punto focal de la obra de arte creando contraste y énfasis. Otros elementos como la proporción y la escala están presentes y crean equilibrio.

la traición de las imágenes

Aunque Magritte comenzó su carrera artística creando obras impresionistas, lo cierto es que destacó en la creación de obras ingeniosas y sugerentes de estilo surrealista. Mientras trabajaba como dibujante en una fábrica de papel pintado, comenzó a experimentar con el surrealismo, produciendo su primera obra surrealista El jinete perdido. Este cuadro representa a un jinete que cabalga por un paisaje que parece estar en un escenario, con cortinas a ambos lados y tablones de madera visibles bajo los pies del caballo. Magritte celebró su primera exposición individual en 1927, pero quedó desolado cuando los críticos de arte mostraron una fuerte aversión por su obra.

La reacción de los críticos a su exposición influyó en su traslado a París, donde conoció a sus compañeros surrealistas Salvador Dalí, Joan Miró y Max Ernst. Aunque París le sirvió de inspiración para completar obras como Los amantes y La traición de las imágenes, no consiguió tener un impacto duradero en la escena artística y regresó a Bruselas en 1930. El estallido de la Segunda Guerra Mundial inspiró su periodo Renoir, en el que Magritte adoptó un estilo colorista en oposición al caos y la destrucción de la guerra. Lo explicó en una carta, diciendo

los misterios del horizonte

Aunque Magritte comenzó su carrera artística creando obras impresionistas, lo cierto es que destacó en la creación de obras ingeniosas y sugerentes de estilo surrealista. Mientras trabajaba como dibujante en una fábrica de papel pintado, comenzó a experimentar con el surrealismo, produciendo su primera obra surrealista El jinete perdido. Este cuadro retrata a un jinete que cabalga por un paisaje que parece estar en un escenario, con cortinas a ambos lados y tablones de madera visibles bajo los pies del caballo. Magritte celebró su primera exposición individual en 1927, pero quedó desolado cuando los críticos de arte mostraron una fuerte aversión por su obra.

La reacción de los críticos a su exposición influyó en su traslado a París, donde conoció a sus compañeros surrealistas Salvador Dalí, Joan Miró y Max Ernst. Aunque París le sirvió de inspiración para completar obras como Los amantes y La traición de las imágenes, no consiguió tener un impacto duradero en la escena artística y regresó a Bruselas en 1930. El estallido de la Segunda Guerra Mundial inspiró su periodo Renoir, en el que Magritte adoptó un estilo colorista en oposición al caos y la destrucción de la guerra. Lo explicó en una carta, diciendo

quién es el dueño de la pintura del hijo del hombre

Magritte lo pintó como un autorretrato[2]. El cuadro consiste en un hombre con abrigo y bombín de pie frente a un muro bajo, más allá del cual están el mar y un cielo nublado. El rostro del hombre está oculto en gran medida por una manzana verde que se cierne sobre él. Sin embargo, los ojos del hombre pueden verse asomando por encima del borde de la manzana. Otra característica sutil es que el brazo izquierdo del hombre parece doblarse hacia atrás en el codo.

Al menos oculta en parte el rostro, por lo que se tiene la cara aparente, la manzana, ocultando lo visible pero oculto, el rostro de la persona. Es algo que ocurre constantemente. Todo lo que vemos esconde otra cosa, siempre queremos ver lo que oculta lo que vemos. Hay un interés por aquello que está oculto y que lo visible no nos muestra. Este interés puede adoptar la forma de un sentimiento bastante intenso, una especie de conflicto, podríamos decir, entre lo visible que está oculto y lo visible que está presente[3].

El Hijo del Hombre se parece mucho a otros dos cuadros de Magritte. La gran guerra (La grande guerre, 1964) es una variación de El hijo del hombre que representa sólo la parte superior del torso y la cabeza del hombre con sombrero de bombín, con la manzana ocultando completamente su rostro. El sabor de lo invisible (Le Gout de l’invisible) es una pintura al gouache sobre el mismo tema[4].

Leer más  Periodo cubismo