Juan manuel blanes pinturas

Virginia patrón

Americas Society presentó La vida en una tierra sin límites: Las escenas gauchas de Juan Manuel Blanes, uno de los talentos más formidables del arte latinoamericano del siglo XIX. Blanes fue un importante cronista de su tiempo, que retrató su entorno social y político, y la vida en las llanuras de Uruguay y Argentina, con una visión psicológica, versatilidad y una técnica magistral.

Blanes nació en 1830 en Montevideo, Uruguay. Artista autodidacta, sus primeras obras, retratos y escenas históricas, estaban marcadas por un naturalismo intuitivo. En 1860, en reconocimiento a su talento pictórico innato, recibió una beca del gobierno para estudiar en Florencia, donde pasó dos años. Durante su estancia en Europa, Blanes absorbió muchas de las tendencias artísticas vigentes en esos años, que fueron fundamentales para el desarrollo del modernismo. La obra de Blanes, tanto en Italia como posteriormente en Uruguay, osciló entre el retrato, la pintura de historia y las escenas de la vida en los pastizales de su país y de Argentina.

En sus composiciones, Blanes celebraba a menudo el modo de vida de los gauchos. Tanto si los representaba solos, en pequeños grupos o en medio de animales, estos hombres y mujeres siempre interactuaban con el paisaje natural, el horizonte plano de las llanuras y el cielo inconmensurable. Esta exposición de unas 40 obras, comisariada por Alicia Haber, se centra en este aspecto de la obra de Blanes.

Wikipedia

Episodio de la fiebre amarilla (1871)Blanes nació en Montevideo, Uruguay, en 1830. Fue criado por su madre, con quien se trasladó al campo en su adolescencia. En ese momento, Blanes se interesó por el dibujo y, poco después, fue contratado como ilustrador de un diario de Montevideo, El Defensor de la Independencia Americana. Ganando un ingreso extra con las acuarelas, regresó con su madre y, en 1854, estableció su primer atelier[1].

Leer más  Xul solar biografia resumida

Se casó con María Linari, y en 1855 la pareja se instaló en Salto, donde él trabajó como retratista. En 1857 se trasladó a Concepción del Uruguay (al otro lado del río Uruguay, en Argentina), y el presidente argentino Justo José de Urquiza le encargó varios retratos, alegorías y paisajes para su cercana estancia, el Palacio San José. De regreso a Montevideo en 1861, el talentoso pintor obtuvo una beca del gobierno uruguayo, y con ella viajó con su familia a Florencia, Italia, donde estudió con Antonio Ciseri hasta 1864.

Carlos capelán

Episodio de la fiebre amarilla (1871)Blanes nació en Montevideo, Uruguay, en 1830. Fue criado por su madre, con la que se trasladó al campo en su adolescencia. En ese momento, Blanes se interesó por el dibujo y, poco después, fue contratado como ilustrador de un diario de Montevideo, El Defensor de la Independencia Americana. Ganando un ingreso extra con las acuarelas, regresó con su madre y, en 1854, estableció su primer atelier[1].

Se casó con María Linari, y en 1855 la pareja se instaló en Salto, donde él trabajó como retratista. En 1857 se trasladó a Concepción del Uruguay (al otro lado del río Uruguay, en Argentina), y el presidente argentino Justo José de Urquiza le encargó varios retratos, alegorías y paisajes para su cercana estancia, el Palacio San José. De regreso a Montevideo en 1861, el talentoso pintor obtuvo una beca del gobierno uruguayo, y con ella viajó con su familia a Florencia, Italia, donde estudió con Antonio Ciseri hasta 1864.

Joaquín torres-gar…

Episodio de la fiebre amarilla (1871)Blanes nació en Montevideo, Uruguay, en 1830. Fue criado por su madre, con quien se trasladó al campo en su adolescencia. En ese momento, Blanes se interesó por el dibujo y, poco después, fue contratado como ilustrador de un diario de Montevideo, El Defensor de la Independencia Americana. Ganando un ingreso extra con las acuarelas, regresó con su madre y, en 1854, estableció su primer atelier[1].

Leer más  Galeria de arte nacional venezuela

Se casó con María Linari, y en 1855 la pareja se instaló en Salto, donde él trabajó como retratista. En 1857 se trasladó a Concepción del Uruguay (al otro lado del río Uruguay, en Argentina), y el presidente argentino Justo José de Urquiza le encargó varios retratos, alegorías y paisajes para su cercana estancia, el Palacio San José. De regreso a Montevideo en 1861, el talentoso pintor obtuvo una beca del gobierno uruguayo, y con ella viajó con su familia a Florencia, Italia, donde estudió con Antonio Ciseri hasta 1864.