Benedict anderson nacionalismo

Documento de reflexión sobre las comunidades imaginadas

Una comunidad imaginada es un concepto desarrollado por Benedict Anderson en su libro de 1983 Comunidades imaginadas, para analizar el nacionalismo. Anderson describe una nación como una comunidad socialmente construida, imaginada por las personas que se perciben a sí mismas como parte de ese grupo[1]: 6-7

Anderson se centra en el modo en que los medios de comunicación crean comunidades imaginadas, concretamente en el poder de los medios impresos a la hora de conformar la psique social de un individuo. Anderson analiza la palabra escrita, una herramienta utilizada por las iglesias, los autores y las empresas de medios de comunicación (especialmente libros, periódicos y revistas), así como las herramientas gubernamentales del mapa, el censo y el museo. Todas estas herramientas se construyeron para dirigirse a un público masivo y definirlo en la esfera pública a través de las imágenes, las ideologías y el lenguaje dominantes. Anderson explora los orígenes racistas y coloniales de estas prácticas antes de exponer una teoría general que explica cómo los gobiernos y las empresas contemporáneas pueden utilizar (y lo hacen con frecuencia) estas mismas prácticas. Estas teorías no se aplicaron originalmente a Internet o a la televisión.

El fantasma de la comparación

En Comunidades imaginadas, Benedict Anderson sostiene que la nación es un fenómeno nuevo y moderno. Los siglos XVII y XVIII fueron testigos de la desaparición de las formas políticas anteriores, conformadas por una lengua sagrada, una cosmología sagrada y un poder dinástico, así como un sentido de la temporalidad histórica conformado por la cosmología. Las condiciones materiales y la percepción racionalista del “tiempo vacío homogéneo” crearon las estructuras en las que los individuos podían conceptualizarse como parte de una “comunidad imaginada”. La comunidad imaginada es una en la que los miembros no conocen a la mayoría de sus compañeros, es finita, con fronteras limitadas, poder soberano y una comunidad de camaradería fraternal y horizontal. Gracias a la aparición del capitalismo de la imprenta -la producción tecnológica en masa de periódicos y novelas y la difusión de las lenguas vernáculas impresas-, los individuos pudieron pensarse a sí mismos y relacionarse con los demás de forma diferente. Esta posibilidad de imaginar realidades paralelas y plurales conectó a los individuos con otros individuos para formar un concepto de “comunidad imaginada”.

Leer más  Weber weber

Documento de cornell

Una comunidad imaginada es un concepto desarrollado por Benedict Anderson en su libro de 1983 Imagined Communities, para analizar el nacionalismo. Anderson describe una nación como una comunidad socialmente construida, imaginada por las personas que se perciben a sí mismas como parte de ese grupo[1]: 6-7

Anderson se centra en el modo en que los medios de comunicación crean comunidades imaginadas, concretamente en el poder de los medios impresos a la hora de conformar la psique social de un individuo. Anderson analiza la palabra escrita, una herramienta utilizada por las iglesias, los autores y las empresas de medios de comunicación (especialmente libros, periódicos y revistas), así como las herramientas gubernamentales del mapa, el censo y el museo. Todas estas herramientas se construyeron para dirigirse a un público masivo y definirlo en la esfera pública a través de las imágenes, las ideologías y el lenguaje dominantes. Anderson explora los orígenes racistas y coloniales de estas prácticas antes de exponer una teoría general que explica cómo los gobiernos y las empresas contemporáneas pueden utilizar (y lo hacen con frecuencia) estas mismas prácticas. Estas teorías no se aplicaron originalmente a Internet o a la televisión.

Benedict anderson nacionalismo pdf

Anderson define la nación como “una comunidad política imaginada, e imaginada como inherentemente limitada y soberana… Es imaginada porque los miembros, incluso los de la nación más pequeña, nunca conocerán a la mayoría de sus compañeros, ni se reunirán con ellos, ni siquiera oirán hablar de ellos, pero en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión” (Anderson, B., 1983, p.6).

“La nación se imagina como limitada porque incluso la más grande de ellas, que abarca quizás mil millones de seres humanos vivos, tiene fronteras finitas, aunque elásticas, más allá de las cuales se encuentran otras naciones. Ninguna nación se imagina a sí misma coterminal con la humanidad… Se imagina como soberana porque el concepto nació en una época en la que la Ilustración y la Revolución estaban destruyendo la legitimidad del reino dinástico divinamente ordenado y jerárquico… Por último, se imagina como una comunidad porque, independientemente de la desigualdad y la explotación reales que puedan darse en cada una, la nación se concibe siempre como una profunda camaradería horizontal” (Anderson, B.,

Leer más  Relaciones de dominacion