Paraguas envenenado

Paraguas búlgaro

Los científicos británicos identificaron la sustancia a la que estuvieron expuestos Skripal y su hija como parte del grupo de agentes nerviosos Novichok, altamente letales, desarrollados por el ejército soviético en las décadas de 1970 y 1980. Rusia ha negado cualquier papel en el envenenamiento y dice que Gran Bretaña está azuzando la histeria antirrusa.

Desarrollado por primera vez en la antigua Unión Soviética en las décadas de 1970 y 1980, el Novichok, o “recién llegado”, es una serie de agentes nerviosos altamente tóxicos con una composición química ligeramente diferente a los venenos VX y sarín, más conocidos. Se cree que los agentes Novichok son de cinco a diez veces más letales, aunque no se conocen usos anteriores.

Se cree que Moscú no ha declarado nunca el Novichok ni sus ingredientes a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), con sede en La Haya, que supervisa un tratado que prohíbe su uso. El producto químico “provoca una ralentización del corazón y una restricción de las vías respiratorias, lo que lleva a la muerte por asfixia”, dijo el experto en farmacología, el profesor Gary Stephens, de la Universidad de Reading. “Una de las principales razones por las que se desarrollan estos agentes es porque sus componentes no están en la lista de prohibidos”. Paraguas con punta de veneno

Antídoto contra la ricina

Envenenado en Londres el 7 de septiembre de 1978, el disidente búlgaro Georgi Markov dijo a los médicos que le atendían que creía haber sido envenenado por el KGB, mencionando a un hombre con un paraguas. Los cirujanos encontraron un pequeño proyectil en el muslo de Markov, a partir del cual el veneno mortal ricina había entrado en su organismo. Trabajando con los escasos detalles, los especialistas desarrollaron la teoría del “asesinato del paraguas”, en el que el búlgaro había sido atacado por un hombre desconocido que blandía un paraguas asesino. Una reconstrucción se exhibe en el Museo del Espionaje Alemán. El agente se acerca al objetivo por detrás y le apuñala en la parte posterior de la pierna con un paraguas con punta de aguja. Al apretar un gatillo en el mango del paraguas se activa un cilindro de aire comprimido que dispara un diminuto perdigón envenenado bajo la piel del objetivo, donde despliega su efecto mortal.

Leer más  Bruce springsteen and obama

La excepcional construcción del “paraguas búlgaro” fue tan fascinante que cautivó la imaginación del público durante mucho tiempo y todavía se puede encontrar en varias publicaciones. Desgraciadamente, las recientes investigaciones de Scotland Yard apuntan ahora a la probabilidad de que Markov no fuera abatido por un individuo solitario que blandía un paraguas, sino que su muerte fuera el resultado de la acción concertada de un equipo más amplio. Ahora se cree que el arma homicida fue un arma de mano más pequeña. Sea cual sea la forma de su muerte, los expertos siguen considerando que el servicio secreto búlgaro, actuando con la ayuda del KGB, es responsable de la muerte del autor y crítico del comunismo.

Envenenamiento con paraguas en londres

Nunca se ha llevado a nadie ante la justicia por uno de los asesinatos más nefastos de la época de la Guerra Fría, el envenenamiento en 1978 del desertor búlgaro Georgy Markov con un perdigón de ricina clavado en su pierna con la punta de un paraguas. Sin embargo, no ha habido mucho misterio sobre quién estuvo detrás del asesinato del periodista disidente de 49 años cuando se dirigía a una parada de autobús en Londres. Durante más de 20 años, antiguos funcionarios del KGB y periodistas de investigación han dicho que la operación para silenciar a un destacado crítico comunista fue una colaboración de los servicios secretos soviéticos y búlgaros.

Los medios de comunicación búlgaros poscomunistas llevan mucho tiempo señalando indicios de una implicación de alto nivel en la muerte de Markov, como el hecho de que el atentado se produjera el 7 de septiembre, día del cumpleaños del líder comunista búlgaro Todor Zhivkov. “El asesinato debía servir como una especie de regalo a Zhivkov”, comentó el jueves la agencia de noticias online de Sofía Novinite.com, tras el cierre del caso Markov, oficialmente sin resolver.

Leer más  Periodicos en espanol en usa

Carol J. Williams es ex redactora jefe de asuntos internacionales de Los Angeles Times. Corresponsal en el extranjero durante 25 años, ha ganado cinco premios del Overseas Press Club, dos menciones Sigma Delta Chi y fue finalista en 1993 del Premio Pulitzer de periodismo internacional. Ha sido jefa de la oficina del Times en Budapest, Viena, Moscú, Berlín y el Caribe. Nacida en Rhode Island y fan incondicional de los Red Sox, Williams habla ruso, alemán, francés y español, y ha informado desde más de 80 países. Dejó el Times en 2015.

Quién mató a georgi markov

Este paraguas se utilizó en el asesinato del escritor disidente búlgaro Georgi Markov el 7 de septiembre de 1978[1] (el día del cumpleaños del presidente del Consejo de Estado búlgaro, Todor Zhivkov, que a menudo había sido el blanco de las críticas de Georgi Markov) en el puente de Waterloo, en Londres, y recibió su nombre. Markov murió cuatro días después. También se utilizó supuestamente en el intento fallido de asesinato del periodista disidente búlgaro Vladimir Kostov el mismo año en el metro de París. El veneno utilizado en ambos casos fue la ricina. Se cree que ambos intentos de asesinato fueron organizados por el servicio secreto búlgaro de la época de la Guerra Fría con la ayuda del KGB[2].