Ver la que se

los episodios únicos

La frase “lo sé cuando lo veo” es una expresión coloquial con la que un orador intenta categorizar un hecho o evento observable, aunque la categoría sea subjetiva o carezca de parámetros claramente definidos. La frase fue utilizada en 1964 por el juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Potter Stewart, para describir su prueba de umbral de obscenidad en el caso Jacobellis contra Ohio[1][2] Al explicar por qué el material en cuestión en el caso no era obsceno según la prueba Roth, y por lo tanto era un discurso protegido que no podía ser censurado, Stewart escribió

No voy a intentar hoy definir el tipo de material que entiendo que se incluye en esa descripción abreviada [“pornografía dura”], y quizás nunca podría conseguir hacerlo de forma inteligible. Pero lo reconozco cuando lo veo, y la película implicada en este caso no lo es[3].

La expresión se convirtió en una de las frases más conocidas de la historia del Tribunal Supremo[4]. Aunque “lo reconozco cuando lo veo” se cita ampliamente como la prueba de Stewart para la “obscenidad”, él mismo nunca utilizó la palabra “obscenidad” en su breve concurrencia. Sólo afirmó que sabe lo que encaja en la “descripción abreviada” de “pornografía dura” cuando lo ve[5].

sentirse

ResumenEn el proceso de adquisición de nuevas habilidades, los médicos en formación pueden exponer a los pacientes a daños porque carecen de la experiencia, los conocimientos y las habilidades técnicas necesarias. Sin embargo, la mayoría de los hospitales universitarios utilizan a residentes sin experiencia para atender a pacientes de alta gravedad en entornos complejos y dinámicos, y ofrecen una supervisión limitada por parte de médicos experimentados. En los últimos años se han emprendido múltiples iniciativas para abordar el problema de la seguridad de los pacientes. Algunos ejemplos son los sistemas de notificación voluntaria de incidentes y los talleres de formación de equipos para clínicos en activo. Son menos los esfuerzos que han abordado los déficits en la formación de los nuevos médicos, especialmente los relacionados con los conocimientos, las habilidades y la competencia. El actual modelo de aprendizaje o “ver uno, hacer uno, enseñar uno” es insuficiente porque los alumnos aprenden practicando con pacientes reales, lo que es especialmente problemático cuando se realizan procedimientos. Los residentes han expresado que no se sienten adecuadamente formados para realizar procedimientos de forma segura por sí mismos. En este artículo, realizamos una revisión informal del impacto de los métodos de formación actuales en la seguridad del paciente. Además, proponemos un nuevo paradigma de formación que integra los conocimientos basados en la competencia y las habilidades clínicas, con cambios deliberados de actitud y comportamiento centrados en la seguridad del paciente en un entorno seguro de simulación médica. Lo hacemos con la esperanza de crear un mejor matrimonio entre las misiones de la formación y la seguridad del paciente.

robbie williams

Mientras tanto, los de la izquierda han tendido a ver a Rittenhouse como un adolescente de gatillo fácil que había escalado imprudentemente una situación caótica – y su absolución como una señal de profunda parcialidad dentro del sistema de justicia.

Kyle Rittenhouse escucha mientras el juez Bruce Schroeder habla sobre cómo el jurado verá el video durante las deliberaciones en el juicio de Rittenhouse en el Tribunal del Condado de Kenosha en Kenosha, Wisconsin, el 17 de noviembre de 2021.

Pero sólo Rittenhouse ha sido valorado por políticos y comentaristas conservadores, y sólo Rittenhouse recibe cobertura las 24 horas del día mientras la fiscalía y la defensa discuten sobre qué pruebas de vídeo puede ver el jurado.

de aquí a la eternidad

La frase “ver uno, hacer uno, enseñar uno” se utiliza a menudo para el personal médico, en particular los aprendices centrados en las áreas quirúrgicas. La frase refleja un método de enseñanza en el que un estudiante de cirugía observa un procedimiento, lo realiza por sí mismo y luego enseña a otro aprendiz cómo realizarlo.

A menudo adapto este método a las clases y servicios (sobre todo con estudiantes mayores) en la biblioteca. Este año, hemos adoptado un tema musical. Se trata de una vieja canción de Hip Hop de Weebie que era popular cuando comencé mi carrera docente.

Enseñar con el enfoque “Ver uno, hacer uno, enseñar uno” me permite instruir a los alumnos y, al mismo tiempo, crear aprendices independientes. Los alumnos son conscientes de que tendrán que ser capaces de realizar la tarea de forma independiente. Esto ha creado una cultura de oyentes críticos con mis alumnos.

Comencé el año escolar para los alumnos de tercer grado leyendo Nuestro bibliotecario no nos dirá nada, de Toni Buzzeo. En el libro, Robert pide a la bibliotecaria que le muestre dónde se encuentra un libro sobre animales. La bibliotecaria le indica el catálogo de fichas en línea y le guía por los pasos para elegir un libro y encontrarlo según la signatura. Una compañera, Carmen, repite que su biblioteca “no nos dice nada”. Los escenarios cambian a lo largo de la historia. Al final, Robert se ha convertido en una “historia de éxito en la biblioteca” al hacerse independiente en la misma. Su bibliotecaria, la Sra. Skorupski, utilizó el modelo “ver uno, hacer uno, enseñar uno”. Robert es capaz de mostrar a una nueva estudiante la biblioteca y enseñarle a utilizar sus servicios.

Leer más  Cuanto cobra cr7 por foto en instagram