Capitulo 8 de el principe

Maquiavelo sobre la libertad y el conflicto

Ella le contaba una historia sobre un gato que había tenido de pequeña. Su bello rostro, desprovisto de maquillaje, estaba sonrojado y animado. Su cabello era glorioso y caía por su espalda en una profusión de rizos indómitos y quemados por el sol. Llevaba unos vaqueros, unas sandalias y una camiseta rosa pálido, nada que ver con el sexy conjunto de la noche anterior.

Habían llevado el coche de él a su apartamento, un piso sin ascensor en la Tercera Avenida que compartía con otras dos chicas que estaban fuera de la ciudad. Y eso era bueno, porque la había seguido hasta su dormitorio, del tamaño de un sello postal, y la había visto no hacer nada más provocativo que buscar la cremallera en la parte trasera de su vestido, y la necesidad de tenerla de nuevo casi lo había abrumado.

Era un bien escaso en su mundo, y le mataba no haber sido sincero con ella, pero ¿cómo iba a serlo? ¿Qué podía decir que no destruyera la alegría del poco tiempo que pasarían juntos? Porque también tendría que decirle eso. Que nunca se verían después de esto, que iba a volver a Karas para aceptar sus responsabilidades con su padre, su nación, su pueblo.

El príncipe capítulo 12

Salgo de la cama a trompicones. De pie, me rasco la cadera y la miro. Ella me regala su sonrisa más encantadora y, a pesar de todo, mi enfado se desvanece. Vivi suele ser egoísta, pero es tan alegre al respecto y fomenta tanto el egoísmo alegre de los demás que es fácil divertirse con ella.

Leer más  Semejanzas entre democracia y totalitarismo

Me visto rápidamente con la ropa moderna que guardo en el fondo de mi armario: unos vaqueros, un viejo jersey gris con una estrella negra y un par de brillantes zapatillas Converse plateadas. Me recojo el pelo con un gorro de punto, y cuando me miro en el espejo de cuerpo entero (tallado de tal manera que parece que un par de faunos maleducados están a ambos lados del cristal, mirando con desprecio), me mira una persona diferente.

Cuando éramos pequeños, hablábamos todo el tiempo de volver al mundo humano. Vivi decía que si aprendía un poco más de magia, podríamos ir. Íbamos a encontrar una mansión abandonada, y ella iba a encantar a los pájaros para que nos cuidaran. Nos comprarían pizza y caramelos, e iríamos a la escuela sólo si nos apetecía.

El príncipe capítulo 9

Maquiavelo destaca dos formas de convertirse en príncipe que “no pueden atribuirse del todo a la fortuna o a la proeza”. La primera manera es cuando “un hombre se convierte en príncipe por algún método criminal y nefasto”. La segunda manera es cuando “un ciudadano particular se convierte en príncipe de su ciudad natal con la aprobación de sus conciudadanos”, como suele ocurrir en un estado democrático. Centrándose en el primer método, Maquiavelo declara su intención de explorar dos ejemplos, uno antiguo y otro moderno, “sin discutir por otra parte los aciertos y errores” de este método.

Maquiavelo separa firmemente la moral de su discusión sobre los hombres que ganan sus estados a través de métodos “criminales”. Maquiavelo se abstiene de juzgar éticamente a estos príncipes, centrándose en cambio en las ventajas y desventajas de sus duras tácticas. Es significativo que Maquiavelo establezca una distinción entre estos métodos “criminales” y las proezas.

Leer más  Que es un tipo ideal para weber

Maquiavelo presenta el antiguo ejemplo de Agatocles, que ascendió desde la “más baja y abyecta condición de vida” hasta convertirse en rey de Siracusa (en Sicilia). “En cada etapa de su carrera” Agatocles “se comportó como un criminal”, poseyendo también una considerable “audacia y valor físico”. Ascendiendo en el escalafón militar hasta convertirse en pretor de Siracusa, Agatocles decidió hacerse príncipe. Reuniendo al Senado de Siracusa, Agatocles hizo que sus soldados masacraran a los senadores y a los ciudadanos más ricos y se apoderó del gobierno de Siracusa. Maquiavelo sostiene que el éxito de Agatocles no puede atribuirse a la fortuna, ya que su ascenso estuvo marcado por “innumerables dificultades”. Del mismo modo, su éxito no puede atribuirse a la proeza, ya que “no puede llamarse proeza matar a conciudadanos, traicionar a los amigos, [y] ser traicionero, despiadado, [e] irreligioso.” Con su “brutal crueldad”, Agatocles ganó poder pero no honor, y por lo tanto no puede ser “honrado entre los hombres eminentes”.

Historias florentinas

Maquiavelo destaca dos formas de convertirse en príncipe que “no pueden atribuirse del todo a la fortuna o a la proeza”. La primera manera es cuando “un hombre se convierte en príncipe por algún método criminal y nefasto”. La segunda manera es cuando “un ciudadano particular se convierte en príncipe de su ciudad natal con la aprobación de sus conciudadanos”, como suele ocurrir en un estado democrático. Centrándose en el primer método, Maquiavelo declara su intención de explorar dos ejemplos, uno antiguo y otro moderno, “sin discutir por otra parte los aciertos y errores” de este método.

Maquiavelo separa firmemente la moral de su discusión sobre los hombres que ganan sus estados a través de métodos “criminales”. Maquiavelo se abstiene de juzgar éticamente a estos príncipes, centrándose en cambio en las ventajas y desventajas de sus duras tácticas. Es significativo que Maquiavelo establezca una distinción entre estos métodos “criminales” y las proezas.

Leer más  Resumen de la democracia actual

Maquiavelo presenta el antiguo ejemplo de Agatocles, que ascendió desde la “más baja y abyecta condición de vida” hasta convertirse en rey de Siracusa (en Sicilia). “En cada etapa de su carrera” Agatocles “se comportó como un criminal”, poseyendo también una considerable “audacia y valor físico”. Ascendiendo en el escalafón militar hasta convertirse en pretor de Siracusa, Agatocles decidió hacerse príncipe. Reuniendo al Senado de Siracusa, Agatocles hizo que sus soldados masacraran a los senadores y a los ciudadanos más ricos y se apoderó del gobierno de Siracusa. Maquiavelo sostiene que el éxito de Agatocles no puede atribuirse a la fortuna, ya que su ascenso estuvo marcado por “innumerables dificultades”. Del mismo modo, su éxito no puede atribuirse a la proeza, ya que “no puede llamarse proeza matar a conciudadanos, traicionar a los amigos, [y] ser traicionero, despiadado, [e] irreligioso.” Con su “brutal crueldad”, Agatocles ganó poder pero no honor, y por lo tanto no puede ser “honrado entre los hombres eminentes”.