Joven mendigo bartolomé esteban murillo

nuestra señora del rosario

El joven mendigo es un cuadro de género (hacia 1645-1650) del pintor español Bartolomé Esteban Murillo. Conocido también como El niño piojoso, por la figura de un joven que se despioja en el cuadro, El joven mendigo es la primera representación conocida de un mendigo callejero realizada por Murillo[1].

Está influenciado por la pobreza de los niños españoles en el siglo XVII y sigue el estilo de Michelangelo Merisi da Caravaggio[2]. El cuadro de Murillo se centra en un niño huérfano y utiliza una técnica complementaria de luces y sombras[3]. Se ha considerado una de sus obras más populares del Barroco español y en su día se conservó en la colección real de Luis XVI[4].

Como uno de los últimos grandes pintores del Siglo de Oro español, Murillo fue sobre todo un pintor religioso, conocido por sus grandes representaciones de santos y de Cristo. Su interés por los pobres está quizá relacionado con la doctrina de la caridad de los franciscanos, para los que trabajó con frecuencia. Para los franciscanos de Sevilla pintó un ciclo de cuadros al que pertenece otro cuadro titulado La cocina de los ángeles[6].

las meninas

Murillo era conocido por sus pinturas realistas de todos los aspectos de la vida cotidiana, y este cuadro representa de forma conmovedora a un niño mendigo, sentado solo en una esquina de la calle, indigente y desamparado. El cuadro es un magnífico ejemplo de tenebrismo, la representación de luces y sombras, en la que Murillo destacó. La clara luz del sol se cuela por una abertura, arrojando luz sobre el niño, cuyas ropas están rotas y sus pies desnudos. Una jarra de cerámica y un cesto de manzanas están a su lado. Casi se puede sentir el dolor del muchacho por su situación, mientras se agarra a sus ropas, esperando una comida, o una cama, o cualquier cosa que algún amable transeúnte pueda ofrecerle.

té de la tarde

El joven mendigo es un cuadro de género (hacia 1645-1650) del pintor español Bartolomé Esteban Murillo. Conocido también como El niño piojoso, por la figura de un joven que se despioja en el cuadro, El joven mendigo es la primera representación conocida de un mendigo callejero realizada por Murillo[1].

Está influenciado por la pobreza de los niños españoles en el siglo XVII y sigue el estilo de Michelangelo Merisi da Caravaggio[2]. El cuadro de Murillo se centra en un niño huérfano y utiliza una técnica complementaria de luces y sombras[3]. Se ha considerado una de sus obras más populares del Barroco español y en su día se conservó en la colección real de Luis XVI[4].

Como uno de los últimos grandes pintores del Siglo de Oro español, Murillo fue sobre todo un pintor religioso, conocido por sus grandes representaciones de santos y de Cristo. Su interés por los pobres está quizá relacionado con la doctrina de la caridad de los franciscanos, para los que trabajó con frecuencia. Para los franciscanos de Sevilla pintó un ciclo de cuadros al que pertenece otro cuadro titulado La cocina de los ángeles[6].

la lección de anatomía de

El joven mendigo es un cuadro de género (hacia 1645-1650) del pintor español Bartolomé Esteban Murillo. Conocido también como El niño piojoso, por la figura de un joven que se despioja en el cuadro, El joven mendigo es la primera representación conocida de un mendigo callejero realizada por Murillo[1].

Está influenciado por la pobreza de los niños españoles en el siglo XVII y sigue el estilo de Michelangelo Merisi da Caravaggio[2]. El cuadro de Murillo se centra en un niño huérfano y utiliza una técnica complementaria de luces y sombras[3]. Se ha considerado una de sus obras más populares del Barroco español y en su día se conservó en la colección real de Luis XVI[4].

Como uno de los últimos grandes pintores del Siglo de Oro español, Murillo fue sobre todo un pintor religioso, conocido por sus grandes representaciones de santos y de Cristo. Su interés por los pobres está quizá relacionado con la doctrina de la caridad de los franciscanos, para los que trabajó con frecuencia. Para los franciscanos de Sevilla pintó un ciclo de cuadros al que pertenece otro cuadro titulado La cocina de los ángeles[6].